Argentina

publicidad
16 de julio de 2012 • 11:53 PM

Un invento argentino salvará al mundo de la basura tóxica

Una sola pila es capaz de contaminar 14 mil litros de agua. Ahora hay una solución para que eso no ocurra.
Foto: THINKSTOCK
 

Mario Fracchia es el presidente de Cerocon, la empresa que creó para lograr este invento inédito en el mundo, que logra convertir a la basura tóxica en vidrio. Aunque parece simple, no existe nada en el planeta que haga algo similar, sobre todo con los desechos, y menos con los tóxicos.

La firma ya pantentó su invención tanto en Argentina como en Estados Unidos. “Desarrollamos una tecnología que incluye un horno vitrificador y una fórmula química de nuestra invención que es la que transforma molecularmente las cenizas de todo tipo de tóxico en vidrio no contaminante”, explicó Fracchia para Terra.

La investigación llevó dos años y su particularidad es su capacidad para neutralizar los desechos tóxicos, uno de los grandes males de la era moderna. “A diferencia de otras tecnologías que diluyen el tóxico en el vidrio, la nuestra utiliza el tóxico como materia prima, para ser mezclado con la fórmula que lo transforma en vidrio”, añadió Fracchia.

De este modo, toda empresa que produce desechos tóxicos, puede comprar este tecnología. El vidrio resultante puede servir para cualquier utilidad, con la salvedad que no es cristalino. Relleno de ladrillos o bloques de construcción, aislamiento térmico o acústico o relleno para estanquedad, por ejemplo.

La basura tóxica es mala en sí misma y para todos. Este tipo de desecho, hasta ahora, llegaba a un punto donde ya no podía ser más tratado y entonces pasaba a formar parte de rellenos sanitarios, contaminando así la tierra y las napas de agua. La fórmula química de Cerocon los neutraliza y los hace vidrio. Para dejar en claro: lo que antes era un desecho tóxico, pasa a ser parte de algo tan útil como un ladrillo...

 

Terra