Bolivia

publicidad
21 de junio de 2013 • 03:03 PM

Bolivia recibió en Tiwanaku el año 5521 del calendario aymara

 

Miles de personas, encabezadas por el presidente Evo Morales, recibieron en Bolivia el año 5521 del calendario aymara, en coincidencia con el solsticio del invierno austral, con un rito en la ciudadela andina de Tiwanaku (noroeste), similar a otros registrados en 200 puntos del país.

Con los brazos en alto y las palmas abiertas hacia el cielo, en temperaturas bajo cero, miles de bolivianos, no únicamente indígenas, recibieron los primeros rayos del sol (Tata Inti, en aymara) en Tiwanaku, y también en el Salar de Uyuni (suroeste), donde se levantó un centro ceremonial andino.

La imagen se repitió en Samaipata (este), donde se erigen unas ruinas arqueológicas de origen amazónico que denotan la presencia de la cultura Inca, la cual dominó parte de los actuales territorios de Perú, Bolivia, Chile, Argentina, Colombia y Ecuador.

Morales encabezó los actos en el centro ceremonial de Tiwanaku, a 4.000 metros de altitud, donde se encuentran importantes construcciones líticas como Kalasasaya, la pirámide de Akapana, el templete de Puma Punku y la afamada Puerta del Sol, trabajada en una sola pieza de piedra andesita.

La ceremonia es "una forma de descolonizarnos religiosamente", puesto que "el pueblo tiene como dos religiones: algunos son católicos o evangélicos, pero también originarios porque hacen ritos", al Tata Inti (padre Sol) y a la Pachamama (madre Tierra), dijo Morales a periodistas en una breve declaración.

El solsticio de invierno es visto por los indígenas como el inicio de un nuevo ciclo agrícola y, consecuentemente, como un nuevo año, en este caso el 5521.

El cálculo del año 5521 resulta de la suma de los cinco ciclos -cada uno de mil años- de historia social de los pueblos originarios hasta que Cristóbal Colón llegó a América en 1492. Esos 5000 años más los 521 desde el arribo de los españoles, dan los 5521, según la interpretación popular de los indígenas.

El presidente Morales, de origen aymara, declaró en 2009 feriado nacional el 21 de junio de cada año.

Tiwanaku (o Tiahuanaco) es una de las culturas más antiguas de América del Sur, con 15 siglos y medio de duración, desde el 400 a.C. al 1172 d.C..

Como todos los años, una muchedumbre, entre ellos muchos turistas, llegó al templete descubierto de Kalasasaya en pos de la energía astral, mientras 'mesas' y 'khoas' (tributos al sol) ardían en una gran pira, en un ambiente de misticismo, cargado de ritos y simbologías ancestrales.

"Estamos aprendiendo muchas cosas de la madre Tierra con una energía muy fuerte", dijo a la AFP Katharina, una joven turista alemana, que habló en español.

"Para nosotros es un festival que tiene mucha importancia, porque la gente está celebrando algo que es muy importante: el sol", acotó su acompañante, Ansgar, también alemán, que no quería perderse ningún episodio de la ceremonia.

Al igual que en Tiwanaku, en la isla de Jhitiska, en el Salar de Uyuni, recibieron al sol 'kallaguayas' (chamanes), 'achachilas' y 'amautas' (sabios indígenas), maestros yogas y cientos de aymaras y quechuas, además de un puñado de turistas, en su mayoría europeos.

La ceremonia en el Salar de Uyuni, la pastilla salina más grande del continente, sirvió además para promocionar el lugar por donde pasará el Rally Dakar-2014, en la categoría de motocicletas y 'quads' o cuatriciclos.

La edición 2014 del Rally Dakar, que comenzará en Chile, cruzará por primera vez el suroeste boliviano y terminará en Argentina, en un recorrido que transcurrirá entre el 5 y el 18 de enero, aunque el trazado final no está totalmente definido.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.