Bolivia

publicidad
11 de abril de 2013 • 06:15 PM

Iglesias coloniales son blanco de robos en Bolivia

 

Cuadros y platería religiosa son el botín preferido de ladrones que en el último mes asaltaron cinco iglesias coloniales en la región sureña de Potosí ocasionando pérdidas en el patrimonio cultural.

Iglesias barrocas por su joyería, utensilios de sacerdotes católicos e incluso joyas y cuadros coloniales son robados por su alto valor histórico y económico, indicó The Associated Press Lupe Meneses, encargada de la unidad de Catalogación del Ministerio de Culturas.

La policía y la fiscalía no han podido recuperar las piezas robadas, cuyo valor las autoridades eclesiales calculan en más de medio millón de dólares .

El más reciente robo se registró la víspera en el templo de San Bartolomé, conocido como el patrono de Potosí, a unos 490 kilómetros al sur de La Paz, perdió tres dedos, ya que el ladrón le quitó para robarles sus anillos de plata y oro además de su espada y una biblia, hechas de plata, informó el jueves a la AP el fiscal que atiende el caso, José Luís Barrios.

"Si bien el robo es menor para Potosí es cuantioso porque se trata del santo de la región. Económicamente aún no hemos hecho una valoración", agregó.

El martes en la pequeña ciudad de Villazón, a unos 660 kilómetros al sur de La Paz y también en la región de Potosí, en el santuario de Agua Chica ocurrió otro robo, el cual tampoco fue cuantificado ni valuado. Los ladrones se llevaron el collar de una santa y la espada del apóstol Santiago, explicó Barrios.

El obispo de Potosí, Ricardo Centellas, dijo en una entrevista con la AP que los robos han sido mayores a las joyas que adornan a los santos que tiene en cada iglesia ya que son más fáciles de vender. "El valor histórico patrimonial es incalculable, en el económico supera el medio millón de dólares", añadió.

El mes pasado La iglesia de La Merced, fue el golpe más cuantioso por el hurto de joyas, diamantes, rubíes y perlas valuadas en medio millón de dólares. Los últimos cuatro robos ocurrieron en esa región, según informes policiales.

"La policía ya ha aprendido a cuatro personas pero no se ha recuperado nada", indicó el fiscal.

Barrios y Meneses coincidieron con que la falta de seguridad en las iglesias, muchas de ellas ubicadas en áreas rurales, es la causa de frecuentes robos por lo que el ministerio de Culturas estudia un proyecto de protección patrimonial.

Entre los robos se perdieron 3 anillos de plata, dos de oro, una corona de la virgen hecha de plata y más de 50 objetos de plata, informó el obispo de Potosí.

Desde 2010 se registraron 19 robos a iglesias católicas en Potosí. En primer lugar se llevan joyas en plata, adornos y cuadros, explicó Meneses. Aseguró también que hace tres años se recuperaron dos cuadros robados que llegaron hasta Francia y gestiones con ese país hicieron que sean devueltos.

"Una vez que salen de la frontera boliviana es difícil capturar y encontrar a los autores y más aún recuperar las artesanías coloniales", agregó.

El tráfico de patrimonio cultural está penado hasta con seis años de cárcel. La policía no logró detener a ningún sospechosos de los últimos cuatro robos.

Potosí fue la ciudad más importante en lo que hoy es Bolivia durante la colonia por sus ricas minas de plata.

AP AP - The Associated Press. Todos los derechos reservados.

Este material no puede ser copiado, transmitido, reformado o redistribuido.