Brasil

publicidad
04 de abril de 2012 • 04:36 PM • actualizado a las 06:33 PM

Aprobación a presidenta de Brasil sube pese a desaceleración

Imagen de archivo de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, durante un encuentro con empresarios en Brasilia, mar 22 2012. La popularidad de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, está en su mayor nivel desde que asumió el poder hace poco más de un año, impulsada por su manejo de una economía en desaceleración y su dura postura contra la corrupción, mostró un sondeo publicado el miércoles.
Foto: Ueslei Marcelino / Reuters

La popularidad de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, está en su mayor nivel desde que asumió el poder hace poco más de un año, impulsada por su manejo de una economía en desaceleración y su dura postura contra la corrupción, mostró un sondeo publicado el miércoles.

El índice de aprobación de Rousseff trepó a un 77 por ciento a mediados de marzo desde un 72 por ciento en diciembre, según la encuestadora brasileña Ibope.

Eso coloca a Rousseff, quien nunca se había presentado a un cargo de elección popular antes de ganar la presidencia, entre los líderes elegidos democráticamente más populares del mundo.

Rousseff, de 64 años, juró como la primera presidenta de Brasil el 1 de enero del 2011 y sucedió a su popular mentor político Luiz Inácio Lula da Silva.

Lula dejó el cargo con un índice de aprobación cercano al 90 por ciento. El ex líder sindical supervisó una bonanza económica que sacó a más de 20 millones de brasileños de la extrema pobreza. La economía del gigante sudamericano creció un 7,5 por ciento durante su último año de mandato.

La mayor economía de Latinoamérica se ha desacelerado durante el Gobierno de Rousseff, afectada por la crisis de deuda europea y una desaceleración del crecimiento en China. La economía brasileña se expandió un decepcionante 2,7 por ciento en el 2011.

Pese a eso, Rousseff se ha mantenido popular gracias a una fuerte suba del empleo y aumentos de los salarios, lo que ha ayudado a amortiguar el impacto del enfriamiento económico.

"Hubo un aumento del 14 por ciento en el salario mínimo, que alcanza principalmente a aquellos dentro de los grupos de bajos ingresos y que llevó un efecto positivo a su índice de aprobación", comentó Flavio Castelo Branco, director ejecutivo de política económica de la Confederación Nacional de la Industria brasileña, que encargó el sondeo.

LUCHA ANTICORRUPCION

Rousseff, una tecnócrata de carrera que carece del carisma de Lula, también se ha beneficiado de la percepción de que está siendo dura contra la corrupción, un mal que ha aquejado a la política brasileña desde hace mucho tiempo.

Seis ministros de Rousseff se han visto forzados a renunciar en su primer año de Gobierno por acusaciones de corrupción.

El Gobierno de Rousseff ha tomado una serie de medidas para reavivar la economía, que han destacado su imagen como una líder proactiva que está defendiendo a Brasil en un ambiente económico agitado.

Muchos economistas y observadores políticos, sin embargo, han sido críticos de Rousseff por no impulsar reformas más ambiciosas que podrían allanar el camino a mayores tasas de crecimiento, como una revisión de los códigos tributario y laboral del país.

En vez de eso, Rousseff ha optado por una acercamiento gradual para proteger a fabricantes locales mediante el aumento de tarifas de importación y ofreciendo exenciones tributarias y financiamiento a bajo costo a ciertas industrias.

Para el sondeo Ibope fueron entrevistadas 2.000 personas en todo el país entre el 16 y el 19 de marzo. La encuesta tiene un margen de error de más o menos 2 puntos porcentuales.

(Escrito por Peter Murphy y Todd Benson. Editado en español por Patricio Abusleme)

Reuters en español Reuters - Esta publicación incluye información y datos que son de propiedad intelectual de Reuters. Queda expresamente prohibido su uso o el de su nombre sin la previa autorización de Reuters. Reservados todos los derechos.