Brasil

publicidad
10 de febrero de 2013 • 06:51 AM

Carnaval de Rio: los concursos de disfraces de lujo luchan por un "revival"

Los concursos de disfraces de lujo tienen como rivales a los desfiles de las escuelas de samba, pero luchan por recuperar el lugar que ocuparon en los años '80: en un club chic de Rio, 24 competidores hombres y mujeres presentaron este fin de semana suntuosos disfraces de hasta 50.000 dólares.

Flavio Rocha, de 56 años, abogado, modela el sábado de noche su disfraz "Novio de la luna", negro, con lentejuelas y strass plateado, rematado por un gigantesco tocado de plumas negras.

"Este disfraz pesa 40 kilos y cuesta 40.000 dólares", explica a la AFP antes de entrar en el salón social del club Monte Libano en un exclusivo barrio de Rio, donde 19 jueces califican el disfraz pero también la manera en que es presentado por el participante.

"Debemos dar vida al disfraz; caminamos, giramos (...) Cuando visto el disfraz, olvido todo lo que hay alrededor, estoy en el cielo", agrega.

"No he recibido un peso de nadie. Hago todo por amor al carnaval", explica Flavio, que pasó seis meses confeccionando su obra maestra.

Además de Flavio, hay otros seis competidores en la categoría "Lujo masculino". Desfilan con la música que han elegido, durante tres minutos.

"En estos concursos, evaluamos el lado estético, el lujo, el brío, la creatividad y también el encanto de quien desfila, claro", dice a la AFP Marcia Verissimo, una de las juezas.

Diez de los 24 candidatos están en liza en la categoría "originalidad", siete hombres y tres mujeres. Finalmente gana un brujo en patines sobre una escoba, con un disfraz confeccionado con bolsas de basura negras.

En la categoría "Lujo femenino", hay cuatro competidoras en liza.

Jussara Calmon vive en Oslo, pero llegó a Rio, su ciudad natal, a presentar su disfraz "Diosa de la agricultura" con plumas de pavo real, avestruz y strass, en tonos verdes que brillan con mil luces.

Gira graciosa y lentamente ante los jueces debido a la amplitud del disfraz, una gran sonrisa en sus labios. El público, en su mayoría veterano, la aplaude.

Una suntuosa "Reina africana" con un disfraz de 100.000 reales (50.000 dólares), según el presentador, le sigue. Ganan el primer y el segundo lugar, respectivamente.

"Vine a asistir a este espectáculo tan bello que existía antes y que ha sido olvidado con las escuelas de samba", dice Cecilia Tinoco, de 65 años.

"Esto formaba parte de nuestro carnaval, como los grandes bailes del Copacabana Palace o del Teatro Municipal", precisa.

Las fotos de estos desfiles y bailes eran estampadas en la portada de las grandes revistas del corazón de Rio.

Belino Mello, responsable del concurso, afirma que estas competiciones de lujo "están regresando con fuerza desde hace dos o tres años".

Gracias a Mello, los concursos han sobrevivido pese a que los desfiles del sambódromo han tomado la delantera, con un público mucho más numeroso (72.500 espectadores cada noche) que el de un salón de un club o un hotel.

La jueza Romy di Vitti asegura no obstante que "el alcalde de Rio (Eduardo Paes) decidió hacer revivir el carnaval de antaño", y recuerda que el carnaval callejero también atraviesa un verdadero "revival" desde hace cuatro años.

Flavio, el Novio de la Luna, termina tercero después de "Tutankamón" y la "Seducción de los grandes océanos", y lanza un llamado a las escuelas de samba.

"Precisamos personas que inviertan para volver a dar vida a estos concursos. No hagan su disfraz sólo para la escuela de samba, aprovechen también para presentarlos en concursos de lujo. Son ustedes los que pasan un año confeccionándolos", subraya.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.