Brasil

publicidad
27 de enero de 2013 • 11:28 PM

Las voces de la tragedia en Brasil

"La gente gritaba '¡Hay un incendio!', pero los guardias no les creían y mantenían la puerta cerrada. Pensaban que era una pelea y no querían que salieran sin pagar. Cinco o seis personas golpearon a uno de los guardias y empujaron la puerta. Era la única salida", dijo un sobreviviente.
Foto: AP
 

Un total de 233 personas fallecieron en la madrugada de este domingo en el incendio ocurrido en la discoteca Kiss, ubicada en la ciudad de Santa Maria, en Rio Grande do Sul.

La mayoría de las víctimas son estudiantes que murieron por asfixia e intoxicación por el humo.

Aún hay 116 personas hospitalizadas, según lo señalaron las autoridades.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, visitó el centro deportivo municipal de Santa Maria donde estaban siendo identificados los cuerpos.

Testigos del incendio describieron escenas de pánico, tristeza y desesperación a distintos medios de comunicación.

Estos son sus testimonios.

Sargento Artur Rigue, a BBC Brasil

"Nunca presencié una tragedia como esta en mi carrera", dice este sargento que participó en el rescate.

Rigue describe decenas de cuerpos "apilados" en distintos lugares de la discoteca. "Los que estaban en el baño murieron asfixiados".

Murilo de Toledo Tiecher, al diario Zero hora

Este estudiante de medicina, de 26 años, asegura haber sido una de las primeras 50 personas en salir de la discoteca.

Según él, en un principio los guardias de seguridad no entendían lo que estaba pasando e intentaron detener a las personas que buscaban salir.

"La gente gritaba '¡Hay un incendio!', pero los guardias no les creían y mantenían la puerta cerrada. Pensaban que era una pelea y no querían que salieran sin pagar. Cinco o seis personas golpearon a uno de los guardias y empujaron la puerta. Era la única salida".

"Los primeros en salir trataron de ayudar a quienes continuaban sin poder salir. Manos y brazos podían verse a través de la cortina de humo. Sacamos a varias personas. Yo saqué a una chica arrastrándola por los cabellos. Era un caos, la peor desesperación".

Ingrid Goldani, a Diario de Santa Maria

Esta joven de 20 años trabajaba en la discoteca desde hace seis semanas. Según ella, dos bandas tocaban ese sábado por la noche.

"El fuego comenzó después de que un miembro de una de las bandas encendió una bengala, 10 minutos después de haber comenzado el show. La mitad del escenario se prendió en fuego".

Según ella, el fuego tardó menos de tres minutos en apoderarse del local.

"La banda intentó apagar el fuego arrojando agua, pero no lo consiguió. Luego intentaron utilizar un extinguidor. Todo ocurrió demasiado rápido".

Fernanda Freire Gomes Bona, al diario O Globo

"Estaba cerca de la puerta y logré escapar", relató Gomes, fotógrafa de la discoteca Kiss, quien se encontraba en el área VIP cuando el fuego comenzó.

"Alguien me llamó para que tomara fotos en el sector VIP. Normalmente permanezco en medio de la multitud. Fue suerte", dijo.

"Vi las chispas y comenzaron los gritos, pensé que era una pelea. En ese momento grité '¡Fuego!' y la gente comenzó a correr. Yo también corrí".

"Estaba en estado de shock. Pensé que conseguirían apagar el fuego. Pero 10 minutos después era un horror, había mucha gente asfixiada".

Según ella, el club nocturno era muy conocido en Santa Maria y muy frecuentado por los estudiantes de la región.

Luana Santos Silva, a TV Globo

Santos, de 23 años, logró escapar gracias a la ayuda de su hermana, Aline, de 29 años.

"Miramos hacia arriba y vimos que el techo de la tarima se estaba prendiendo en fuego. Mi hermana me haló y me arrastró por el suelo".

La salida, dice, era una pequeña puerta con muchas personas tratando de salir.

Aline añadió que por suerte ellas lograron percatarse rápidamente de lo que ocurría, antes de que el fuego comenzara a propagarse.

"Las llamas se extendieron muy rápido, a la gente no le dio tiempo de salir".

Jennifer Rossi, al diario Zero Hora

Esta estudiante de odontología dijo al periódico gaúcho que se encontraba en la discoteca celebrando su cumpleaños número 19.

"Cuando vi que la cosa estaba fea, agarré a una amiga por el brazo y corrí. Hay mucho conocidos entre las víctimas. Este no era el cumpleaños que había planeado".

Michele Pereira, a Folha de Sao Paulo

Michelle relata que se encontraba frente a la tarima cuando el incendio comenzó, provocado por "bengalas encendidas por la banda".

"Ahí el techo comenzó a incendiarse. Al principio era muy poco, en verdad, pero en cuestión de segundos comenzó a propagarse".

Pereira conseguió salir y asegura haber visto a mucha gente pisoteada en medio del desespero por huir del local.

"Fue terrible, una escena de película de terror. Cuerpos en el suelo, mucha gente desmayada, llorando e intentando respirar. Había mucho humo".

BBC Terra