Brasil

publicidad
27 de agosto de 2013 • 12:27 AM

Luiz Alberto Figueiredo, nuevo canciller de Brasil, un hábil negociador internacional

El nuevo canciller de Brasil, Luiz Alberto Figueiredo, exembajador ante la ONU, es un hábil negociador internacional, experto en temas de desarrollo y medio ambiente y con una larga carrera diplomática.

Figueiredo, de 58 años, exnegociador jefe de la conferencia de la ONU para el desarrollo sustentable Rio+20, que se celebró en Rio de Janeiro el año pasado, reemplazará a Antonio Patriota, de 59 años.

Patriota, que renunció este lunes a su cargo tras una crisis con Bolivia por la fuga de un senador opositor, es un hombre menudo, discreto, disciplinado y poco proclive a dar declaraciones explosivas a la prensa.

La presidenta Dilma Rousseff anunció el lunes que aceptó la renuncia de Patriota tras la fuga este fin de semana de un senador opositor boliviano que estuvo 15 meses refugiado en la embajada brasileña en La Paz, en un coche diplomático brasileño, escoltado por militares brasileños, y sin autorización de Bolivia.

Según el diario O Globo, Rousseff recién se enteró de la fuga del senador, que ti ene asilo político en Brasil, cuando éste llegó al país.

La presidencia indicó que Patriota ocupará a su vez el puesto de Figueiredo, como nuevo embajador ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York. El diplomático es un férreo defensor de la reforma del Consejo de Seguridad de ese organismo, y busca que Brasil consiga un escaño permanente en él.

Figueiredo, que debe llegar a Brasil este martes, se estrenará en su nuevo cargo el próximo viernes, durante la cumbre de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUL) en Paramaribo, Surinam. La semana próxima, viajará al G20 en Rusia.

Figueiredo es reconocido por haberse dedicado durante las últimas dos décadas a defender la posición de Brasil en conferencias internacionales sobre medio ambiente y desarrollo.

Nacido en Rio de Janeiro el 17 de julio de 1955, abogado y diplomático de carrera, ha trabajado en Chile, Canadá, Estados Unidos, Francia, entre otros países.

Patriota había asumido su cargo de canciller hace poco más de dos años, al inicio del gobierno de Rousseff, en reemplazo del carismático canciller Celso Amorim, que fue la cara de la diplomacia brasileña durante el gobierno de Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010) y formuló las grandes estrategias para dar al país más peso en el escenario internacional.

Como canciller, Patriota pareció encargarse más de seguir los grandes lineamientos diplomáticos del gobierno que de formular nuevas estrategias audaces, como hizo su predecesor, actual ministro de Defensa.

Brasil no ha tenido la exposición internacional que tuvo Lula con su canciller Amorim durante el mandato de Rousseff, y la presidenta se ha dedicado más a los asuntos internos brasileños. Una de sus prioridades ha sido la ampliación del Mercosur, aunque esta ha costado hasta el momento la suspensión de Paraguay.

Entre otros puestos, Patriota se desempeñó como secretario general de Relaciones Exteriores de la Cancillería (2009-2010), embajador de Brasil en Washington (2007-2009), secretario general político de Itamaraty (2005-2007) y jefe de gabinete del canciller (2004).

En el exterior, trabajó en la misión permanente de Brasil frente a los organismos internacionales en Ginebra (1999-2003), donde fue durante dos años representante alterno ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

También trabajó en la misión permanente de Brasil ante la ONU en Nueva York (1994-1999), en las embajadas de Brasil en Caracas (1988-1990) y Pekín (1987-1988) y en la delegación permanente en Ginebra (1983-1987). Fue subjefe de asesoría diplomática del presidente Itamar Franco de 1992 a 1994.

Nacido en Rio de Janeiro el 27 de abril de 1954, Patriota está casado con una funcionaria de la ONU y tiene dos hijos.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.