publicidad
13 de marzo de 2012 • 12:15 PM

Cristina Fernández llegará a Chile con DD.HH., comercio y Malvinas en agenda

 

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, llegará este jueves a Chile, en el primer viaje al exterior de su segundo mandato, con asuntos de derechos humanos, comercio bilateral y las islas Malvinas en su agenda.

Así lo dijeron hoy a Efe fuentes del Gobierno chileno, que precisaron que Fernández arribará a Santiago a las 19.30 hora local (22.30 GMT) del jueves.

Esa misma noche asistirá a una cena que su homólogo chileno, Sebastián Piñera, le ofrecerá en La Moneda (sede de Gobierno), ocasión en la que ambos pronunciarán sendos discursos.

El viernes, Fernández depositará ofrendas florales ante los monumentos a Bernardo O'Higgins, máximo prócer de la independencia de Chile, y a José de San Martín, libertador de Chile y Argentina.

Posteriormente será recibida en el Palacio de La Moneda por Piñera, con quien sostendrá una reunión bilateral y ofrecerá una declaración a la prensa sin preguntas.

Fernández participará después en un almuerzo en la embajada de Argentina.

Hasta el momento no se conocen más detalles de la agenda, que excluye una visita al Congreso, ubicado en Valparaíso, a 125 kilómetros de la capital.

Esta es la primera salida de la mandataria argentina al exterior desde que asumió su segundo mandato, en diciembre pasado.

En un principio, el viaje estaba fijado para el 25 y 26 de enero, pero se pospuso debido a la operación a la que Fernández fue sometida.

Su llegada se producirá dos días después de que abandone el país el secretario de Estado británico para Asuntos Exteriores, Jeremy Browne, que este martes se entrevistó con el canciller chileno, Alfredo Moreno.

El denominador común es la controversia sobre las islas Malvinas, en vísperas del trigésimo aniversario de la guerra en que Argentina intentó infructuosamente recuperar la soberanía de ese archipiélago, bajo dominio británico desde 1833.

Se espera que este año se desclasifiquen documentos secretos de la guerra que podrían comprobar el apoyo que Chile, entonces bajo una dictadura, igual que lo estaba Argentina, pudo prestar a Reino Unido.

Con la llegada de la democracia en ambos países, Chile se alineó con la reclamación argentina y en diciembre se unió al bloqueo de Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) contra los barcos que portaran bandera de las Malvinas.

Pero en las últimas semanas se temió que Buenos Aires suspendiera el único vuelo, operado por Lan Chile desde la ciudad austral de Punta Arenas, que une el continente suramericano con las islas y que se basa en un antiguo acuerdo entre Argentina y Reino Unido.

En la agenda bilateral figuran también dos casos vinculados con las dictaduras que sufrieron ambos países.

Por un lado, el del exguerrillero Galvarino Apablaza, procesado en Chile por el asesinato del ideólogo de la dictadura, Jaime Guzmán, en 1991 y que en 2010 logró refugio político en Argentina, lo que bloqueó su extradición.

La Unión Demócrata Independiente (UDI), fundada por Guzmán y que integra la coalición de Gobierno, denunció recientemente a Argentina ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por este caso.

El otro caso es el del exjuez argentino Otilio Romano, que en agosto pasado huyó a Chile, donde pidió asilo, tras ser procesado en su país por su presunta participación en delitos de lesa humanidad durante la dictadura (1976-1983) y que está bajo arresto domiciliario, pendiente de que se decida su extradición.

Otra de las claves de este viaje son las quejas de los empresarios chilenos por una nueva norma que limita las importaciones en Argentina y que puede entorpecer el comercio bilateral, deficitario para Chile.

En 2011, Chile, un país que ha aportado fuertemente por el libre comercio, exportó a Argentina por valor de 1.184 millones de dólares y le compró a ese país por valor de 4.755 millones, lo que arroja un déficit para los chilenos de 3.571 millones.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.