publicidad
17 de febrero de 2013 • 08:16 PM

Centro colonial de Quito se tiñó de verde para festejar triunfo de Correa

 

La Plaza Grande, ubicada en el centro histórico de Quito y donde se erige el palacio presidencial de Carondelet, se tiñó este domingo de verde para festejar la victoria que proclamó el mandatario socialista Rafael Correa para un segundo mandato de cuatro años.

Cientos de simpatizantes de Correa se acercaron al lugar con banderas, camisetas y pañuelos con el color de Alianza País, el movimiento oficialista, y pidieron, al grito de "¡Queremos a Rafael!", que el presidente se asomara al balcón de la casa de gobierno para saludarlos.

Las primeras palabras del gobernante, luego de que tres encuestas a boca de urna lo dieran ganador con amplios márgenes, fueron pronunciadas desde el balcón del palacio, para agradecer al "pueblo ecuatoriano" por la confianza depositada durante los comicios.

"Jamás los vamos a defraudar, compañeros", afirmó, ante lo cual la multitud estalló en gritos y cantos de apoyo, entre pancartas con consignas como "Ya tenemos presidente, tenemos a Rafael" y "La revolución ciudadana está en marcha... y nada la detiene!"

Marta Tobar, de 57 años, esperaba en la plaza para ver al gobernante y se unió al coro de los presentes: "¡Que salga! ¡Que salga!". "Lo que me gusta de Correa es su ideología, su forma de llevar con mucha sutileza y elegancia la presidencia de nuestro país", sostuvo Tobar, y agregó que el presidente "arrasó con todos los otros candidatos".

En el lugar se concentraron simpatizantes de todas las edades, a pesar del frío de la noche de Quito, y en pantallas gigantes vieron absortos la transmisión de la rueda de prensa del jefe de Estado.

Uno de ellos fue Rodrigo Felicitas, quien acudió con su hija de dos años a presenciar lo que consideró "un evento histórico en la vida de nuestro país".

Felicitas criticó a la oposición que, según él, "debe ponerse en los pies del pueblo y darse cuenta lo que está haciendo bien" el presidente.

Pero Correa no solo recibió el aliento de sus compatriotas: una pareja de venezolanos residentes en Ecuador, con prendas de color verde y banderas, festejó el triunfo anunciado como si fuera propio. "Apoyamos la revolución latinoamericana, sea donde sea", afirmó la mujer.

En la calle García Moreno, que bordea el palacio, los automóviles pasaban tocando su claxon y animando a quienes aguardaban, ilusionados, que Correa volviera a asomarse para saludarlos desde el balcón que será suyo por cuatro años más.

Esa algarabía contrastaba con el silencio que guardaron durante largo rato los demás candidatos.

Después de votar hacia el mediodía, el banquero Guillermo Lasso, que obtuvo el 24% de los votos según el conteo rápido parcial del Consejo Nacional Electoral (CNE), se concentró con su equipo de campaña en un hotel del puerto de Guayaquil, y no realizó ninguna declaración hasta que finalizó el discurso de Correa, cuando reconoció públicamente la victoria del mandatario de izquierda.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.