0

Las "víctimas colaterales" del femicidio

8 mar 2013
00h15
  • separator
  • comentarios

Tenía 9 meses cuando su papá mató a su mamá. José Manuel Alejandro Zerda abandonó al pequeño bebé junto al cuerpo de su pareja, Adriana Marisel Zambrano, luego de haberla matado a golpes de puño y puntapiés en julio de 2008.

Un juez en la norteña provincia argentina de Jujuy, donde ocurrió el crimen, consideró que Zerda actuó sin intención previa y le dio cinco años de prisión. En julio próximo habrá cumplido su condena y reclama la tenencia de su hija.

Para Doris Zambrano, la abuela materna que durante los últimos cinco años crió a la niña, lo que está por ocurrir es una pesadilla.

"Tengo miedo. Le puede hacer lo mismo que le hizo a mi hija", le confesó a BBC Mundo.

Sin embargo, no hay mucho que la mujer pueda hacer. Según la ley, un hombre que mata a su pareja no pierde la patria potestad sobre los hijos de ambos. Sólo cede temporalmente la custodia mientras cumple su condena.

Aunque son una familia humilde, Doris y sus hijos contrataron a un abogado para tratar de revertir esta situación, pero hasta ahora la Justicia no ha dado su veredicto: la causa está paralizada y el fallo podría darse después de que la niña haya sido entregada al padre.

Para Ada Rico, directora del Observatorio de Femicidios de Argentina, este caso es emblemático porque muestra la injusticia que padecen muchas de las víctimas de la violencia de género.

Es por este motivo que el Observatorio, creado en 2009 por la Asociación Civil La Casa del Encuentro -dedicada a ayudar a mujeres abusadas- fue nombrado en honor a Adriana Zambrano.

Ante la ausencia de estadísticas oficiales, todos los meses la organización da a conocer la cifra de femicidios en el país, basando sus cálculos en los reportes de prensa.

Según la ONG, en 2011 murieron 282 mujeres a manos de sus parejas o ex parejas, dejando atrás a 361 niños, 212 de ellos menores de edad.

"Los niños son las víctimas colaterales de los femicidios", le señaló Rico a BBC Mundo.

Golpe doble

Los hijos de las víctimas de femicidio sufren un golpe doble: en un mismo momento pierden a su madre pero también a su padre.

Según Rico, las condenas por este tipo de crimen suelen promediar los 12 años.

Mientras el padre está preso los menores están generalmente bajo el cuidado de otros parientes, normalmente familiares de la madre.

Pero no todas las familias tienen los medios para mantenerlos y muchos hermanos son separados y puestos bajo la tutela de diferentes adultos.

Miriam Zambrano, hermana de Adriana, le contó a BBC Mundo que tanto ella como sus hermanos ayudan a su madre a mantener y criar a su sobrina, que acaba de cumplir cinco años.

La pequeña creció con su familia materna pero los fines de semana los parientes de Zerda la llevan a ver a su padre.

Según Miriam, las visitas a la cárcel traumatizaron a la menor.

"Quisimos poner rejas en la casa de mi madre, por seguridad, pero no pudimos porque mi sobrina las rechazaba, le recordaban a la prisión", señaló.

Zerda anticipó que cuando cumpla su condena en julio piensa llevarse a su hija a vivir con él, su nueva pareja y el hijo de ambos.

Según Doris, esto angustia a la niña que no quiere dejar de vivir con ella, la persona que la crió.

"Este hombre me quitó a mi hija y ahora me quiere quitar a mi nieta", expresó afligida.

Nueva ley

Para la diputada nacional Marcela Rodríguez, del bloque Democracia Igualitaria y Participativa, el hecho de que los padres puedan mantener la patria potestad sobre sus hijos a pesar de que mataron a la madre de los niños es una de las tantas injusticias que padecen las víctimas de abuso.

No obstante, la legisladora aseguró que, por ahora, no hay consenso para discutir la posibilidad de quitarles a estos hombres la custodia de sus hijos.

Rodríguez fue una de las impulsoras de la ley aprobada por el Congreso a mediados de noviembre que amplía las penas para los culpables de violencia de género.

Antes, un hombre condenado por matar a una mujer sólo recibía una pena agravada si estaba casado con su víctima. La nueva norma amplía el agravante a toda forma de pareja (novios, concubinos, amantes, etc.), incluso a ex parejas.

"Se estima que entre el 17 y el 30% de las víctimas fueron asesinadas por sus novios", afirma Rodríguez.

El agravante por vínculo amplía la pena de un homicidio simple (8 a 25 años) a una cadena perpetua.

Otro avance de la nueva ley, según la diputada, es que también agrava las penas en casos de lesiones por violencia de género, lo que podría ayudar a prevenir algunas muertes.

La nueva legislación también prohíbe expresamente que los jueces puedan reducir las penas basados en "circunstancias extraordinarias" en casos donde hubo hechos de violencia previa.

Para Nicolás Laferriere, asesor jurídico del Instituto para el Matrimonio y la Familia de la Universidad Católica Argentina (UCA), el tema de revocarles la patria potestad a los padres que asesinan a la madre de sus hijos es demasiado controvertido como para ser impuesto por ley sin un profundo debate previo.

Laferrere le dijo a BBC Mundo que no debe ser abordado desde la perspectiva de la política criminal sino desde la política de familia.

En ese sentido, consideró que más que cambiar la ley se debe analizar cada caso individualmente y aseguró que la legislación actual permite a los jueces quitarle la patria potestad a un padre si considera que sus hijos corren peligro.

Justicia machista

Sin embargo para Rodríguez es muy difícil que los jueces acepten quitarle la patria potestad a un hombre.

Según la legisladora, la justicia argentina es machista, algo que asegura que comprobó a través de una investigación que realizó junto con un grupo de ONGs.

El trabajo indica que en la última década la mayoría de los cónyuges condenados por matar a sus esposas recibieron penas atenuadas por "circunstancias extraordinarias". En tanto, la mayoría de las mujeres condenadas por matar a sus maridos debieron cumplir cadena perpetua.

Para la diputada, este sesgo machista, que también se extiende al ámbito legislativo, revela lo difícil que será abrir el debate sobre el retiro de la patria potestad a los hombres que matan a sus mujeres.

No obstante, la legisladora destacó los avances logrados con la nueva ley.

Por su parte, organizaciones como La Casa del Encuentro también lamentaron que la nueva norma no tipifique específicamente al femicidio como figura penal.

"No nos conforma, pero es mejor que nada", resumió Rico.

A comienzos de noviembre, el gobierno argentino anunció que a partir de 2013 el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) pondrá en marcha el registro único de casos de violencia contra la mujer, lo que permitirá que por primera vez se centralicen las cifras sobre esta problemática.

Vea en este gráfico las cifras de femicidios en América Latina.

BBCMundo.com Derechos reservados. Todos los derechos de los contenidos de este sitio (incluidos los de autor) son propiedad de la British Broadcasting Corporation (BBC,Corporación Británica de Radiodifusión).

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad