publicidad
28 de septiembre de 2011 • 12:12 PM

Alertan sobre amplia gama de enfermedades artríticas en infancia

 

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Jalisco recomienda a los padres de familia estar atentos ante las manifestaciones de dolor articular en sus hijos, ya que hay una amplia gama de enfermedades artríticas en la infancia.

La pediatra adscrita al Hospital General Regional (HGR) No. 46 del IMSS en el estado, Xitlali Zamora Simental, señaló que las mujeres adolescentes son las más proclives, en proporción de cuatro a uno (en comparación con los varones).

Aseguró que sin un tratamiento adecuado y oportuno, la artritis puede redundar en daños irreversibles e incapacitantes, de ahí la importancia de estar atentos a cualquier manifestación de esta enfermedad entre los menores de edad.

Comentó que existen variantes de artritis denominadas sistémicas porque además de la inflamación articular, afectan órganos como hígado, bazo, además de repercutir en el sistema respiratorio y provocar fiebre; éstas son más comunes en menores de cinco años.

Por otra parte, las artritis que se focalizan en una a cinco articulaciones, se presentan en pacientes entre los seis y los 12 años y son éstas las que tienden a ser un poco más frecuentes en pacientes del sexo femenino, a diferencia de las sistémicas en las que el género es indistinto, precisó la especialista.

Dificultad para mover una pierna, un pie, o una de las manos, especialmente durante la mañana, así como sentir dolor, son datos que no deben pasarse por alto por padres de familia, máxime cuando existen antecedentes de enfermedad artrítica.

“Muchos papás tienden a relacionar el dolor o la dificultad para caminar en los niños a que están creciendo” y dejan que la enfermedad avance y con ello el riesgo de incapacidad y de pobre calidad de vida para los pacientes, comentó.

Indicó que si bien la artritis en la infancia y la adolescencia constituye entre un cinco y un 10 por ciento de la consulta con el pediatra, un diagnóstico tardío de la misma llega a tener repercusiones no sólo físicas sino anímicas para el paciente.

Tobillos, rodillas, codos, manos y pies, son las regiones en las que el daño articular suele afectar con mayor frecuencia. El niño empieza a manifestar dificultad para caminar o inclusive evita moverse por el dolor que le causa, especialmente durante las primeras horas del día.

Aclaró que existen algunos pacientes que no manifiestan dolor; sin embargo, no pueden moverse, o bien, caminan con dificultad y es en estos casos en que las posibilidades de que la enfermedad evolucione son mayores y con ello el riesgo de una deformidad ósea que imposibilite de por vida al niño o al adolescente.

Es en los primeros dos años de evolución de la inflamación articular, cuando el daño es más acentuado, de ahí que ante los primeros indicios, los padres procuren una revisión integral de sus hijos.

El tratamiento se establece en tres ámbitos: el físico, donde se recomiendan terapias de rehabilitación, aconsejándose especialmente la natación; el farmacológico y el psicológico, dijo la especialista.

Lo importante en estos casos, dijo, es que los padres estén atentos en el desarrollo y crecimiento de sus hijos, tanto preescolares, como escolares y adolescentes.

“La artritis puede aparecer a cualquier edad”; el factor genético es fundamental en su aparición, apuntó, de ahí que también deban tener en cuenta que si hay antecedentes familiares de artritis, se piense en la posibilidad de que su hijo o hija la haya heredado.

Detalló que una enfermedad infecciosa de tipo viral o bacteriano y hasta golpes, pueden detonar la aparición de la artritis en personas con predisposición genética.

Insistió en la importancia de buscar valoración médica ante cualquiera de los síntomas ya señalados, máxime cuando éstos se prolonguen por más de seis semanas como mínimo.

Notimex Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.