publicidad
31 de agosto de 2012 • 07:35 PM

En su primer discurso, Peña Nieto llamó a la 'unidad'

"Que esto sea para bien", le dijo el titular de la sala superior del TEPJF Alejandro Luna Ramos al presidente electo de México Enrique Peña Nieto al momento de entregarle la constancia de mayoría.
Foto: Cortesía TEPJF
 

México, DF.- Luego de recibir de manos del presidente de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Alejandro Luna Ramos, la constancia que lo acredita como presidente electo de la República Mexicana, Enrique Peña Nieto dirigió su primer mensaje.

El político mexiquense dijo que en un sistema democrático, la legalidad es fundamental y un principio elemental que todos los contendientes tienen la obligación de respetar.

Señaló que el proceso electoral del pasado 1 de julio para renovar el Poder Ejecutivo federal transcurrió en normalidad, de forma pacífica y ciudadana, con cerca de 50 millones de mexicanos que acudieron a las urnas en un ejercicio inédito de certeza y de transparencia.

Peña Nieto destacó que en la jornada comicial, se recontaron los sufragios de 79 mil paquetes, es decir, más de la mitad de las casillas instaladas, garantizando con ello la legalidad en el proceso.

Respecto a sus adversarios en la contienda electoral, el ex gobernador del Edomex sostuvo que "quedaron claras nuestras diferencias (...) pero destaco la más grande coincidencia, todos queremos lo mejor para el país".

Se dijo convencido de que ha llegado el momento de dar el siguiente paso para transformar a la nación en una democracia de resultados e ir juntos por las reformas que México necesita, además de iniciar una nueva etapa de trabajo y unidad en torno a la unidad.

El presidente electo aseguró que es consciente de las necesidades y urgencias nacionales, mientras adelantó que privilegiará el diálogo, entendimiento y los acuerdos.

Por último, anunció que en los próximos días dará a conocer a su equipo de transición.

 

Terra