México

publicidad
02 de octubre de 2012 • 08:42 PM

Mexicanos bajo el escrutinio de Homeland Security

Todos los pasajeros que viajan de México a Estados Unidos son sometidos a un escrutinio por el Departamento de Seguridad Nacional.
Foto: Getty Images
 

La estrategia contra el terrorismo vuelve a hacer noticia hoy porque de acuerdo a tres informes del 11 y el 19 de septiembre de 2011 se reforzarán las medidas de inspección física y se desarrollará una nueva fase en el Programa de Seguridad de Visas a partir de diciembre de este año, según El diario El Universal.

Pero según un artículo publicado por El Universal, los mexicanos se ven directamente afectados con las medidas de seguridad.

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS) revisa el perfil de toda persona que viaje de México a Estados Unidos, a través de una base de datos, que tiene registrados a 6 millones de terroristas, sospechosos o pasajeros sensibles.

Tras la revisión las autoridades deciden si de la persona está apta para viajar o no.

La medida es parte del programa Secure Flight ordenado por la Autoridad de Seguridad en el Transporte (TSA) y comenzó en el 2010.

El programa le exige a todas las aerolíneas que viajan a Estados Unidos que entregue la lista de los pasajeros que estarán a bordo con al menos 72 horas previas al vuelo. La información debe incluir: nombre completo del viajero, nombre con el que aparece en el pasaporte, fecha de nacimiento y género, entre otros datos.  

Si se comente un error en contra de un inocente no hay mucho que la aerolínea pueda hacer.

En ese caso debe escribirle directamente a la Administración de Seguridad en el Transporte para que vuelva a verificar su identidad, se le elimine de la lista y posteriormente se le entregue un código (redress) para que pueda viajar en el futuro.

Pero pronto todo será más riguroso.

La Oficina de Inmigración y Aduanas está trabajando en una visa de pantalla con proceso automatizado que permitirá identificar información negativa sobre los solicitantes antes de que se le entregue una visa por funcionarios consulares.

Si la TSA encuentra algo sospechoso sobre el pasajero alerta a la aerolínea para que éste no pueda imprimir su pase de abordaje. Si hay un error la persona se quedará sin viajar de todos modos.

¿Por qué las estrictas medidas?

“Las amenazas de aviación están activas y evolucionan”, dijo la secretaria de DHS, Janet Napolitano  a través de un informe que envió al Congreso el pasado 11 de septiembre titulado: “Amenazas de la Nación y la Respuesta de las Agencias”.

No obstante, no quiere decir que ya no se estén tomando medidas. De acuerdo al informe: “Después del 9/11, la TSA evoluciona para Enfrentar la Amenaza Terrorista”, Estados Unidos 640 millones de viajeros al año, lo que equivale a casi la población entera de Estados Unidos, México, Alemania, Francia, el Reino Unido e Italia.

Lo que pocos saben es que  el gobierno mexicano no firmó un acuerdo para que se hicieran estas revisiones, sino que es una exigencia de la TSA si las aerolíneas quieren entrar a territorio estadounidense o a 12 millas de sus costas.

Terra