México

publicidad
07 de agosto de 2012 • 07:35 PM • actualizado a las 07:36 PM

México procesará a sospechoso de matar a policía en EE.UU.

Las autoridades creen que De Jesús se esconde en el estado mexicano de Michoacán, tal vez en el pueblo de Puacaro. Las autoridades se negaron a indicar por qué los investigadores creen que está ahí.
Foto: Policía de Oregon
 

Un sospechoso que huyó cojeando de su casa en Oregon y sobre el que pesan cargos por asesinato derivados de un accidente vehicular donde fallecieron su primo y un oficial de policía será procesado judicialmente en México, dijeron el lunes autoridades de Estados Unidos.

Los investigadores creen que Alfredo de Jesús Ascencio huyó a México cuando los fiscales buscaron formular cargos en su contra hace cinco años, y dijeron que el tratado de extradición entre Estados Unidos y México no aplica en este caso. En su lugar, dijeron los fiscales, las autoridades mexicanas aceptaron enjuiciar a De Jesús bajo la ley mexicana y emitieron una orden de arresto en su contra el año pasado.

Mientras, la familia de Kelly Fredinburg, el policía del condado Marion, anunció el lunes una recompensa de hasta 20.000 dólares a quien pueda ayudar a encontrar a De Jesús y llevarlo ante un juez, un jurado y la indignada familia del oficial fallecido.

"No puedo estar tranquila hasta que él sea atrapado. Haré todo lo que esté bajo mi poder y esto es algo que puedo, que es legal y puedo lograr", dijo Kevin Fredinburg, hermano del oficial.

Las autoridades creen que De Jesús se esconde en el estado mexicano de Michoacán, tal vez en el pueblo de Puacaro. Las autoridades se negaron a indicar por qué los investigadores creen que está ahí.

La policía informó que, en 2007, Fredinburg acudía a un llamado de emergencia cuando un vehículo Ford Crown Victoria conducido por De Jesús cruzó la línea central entre Salem y Woodburn, y chocó contra la patrulla del oficial. La patrulla transitaba con la torreta y la sirena encendidas al momento del accidente en la autopista 99E, indicó la policía. El agente falleció en el lugar. Tenía 33 años y había pasado casi una década como oficial.

Oscar Ascencio Amaya, de 19 años y primo del acusado, iba como pasajero y también murió.

Los investigadores no creen que el alcohol fuese un factor en el accidente y dicen que les tomó varias semanas reconstruir lo sucedido. Para cuando un jurado investigador lo acusó de dos cargos de homicidio por negligencia criminal en agosto de 2007, De Jesús había huido a México.

Los fiscales en Oregon y la familia del policía esperaban capturar y extraditar a De Jesús para que fuera enjuiciado en Salem, pero en 2009 se supo que el tratado de extradición entre México y Estados Unidos no aplica en este caso, dijo Donald Abar, asistente del fiscal de distrito en el condado Marion.

De Jesús tendría que regresar a Estados Unidos y entregarse él mismo o ser capturado por la policía estadounidense para ser enjuiciado en Oregon, indicó Abar.

Los investigadores consiguieron la ayuda de un equipo de acción judicial extranjera del Departamento de Justicia de California que tiene amplia experiencia trabajando con autoridades mexicanas. Mientras, las autoridades judiciales federales aceptaron el año pasado tomar el caso.

Si las autoridades en México pueden encontrar y arrestar a De Jesús, quien es ciudadano mexicano, enfrentará acusaciones bajo la ley local que permite presentar cargos contra mexicanos que cometen crímenes en el extranjero.

De ser declarado culpable, el acusado sería sentenciado bajo la ley mexicana y cumpliría ahí su pena en prisión.

Hasta entonces, Kevin Fredinburg esperará los resultados del Fondo de Recompensas de Policías de Oregon que creó para ayudar a la policía a atrapar a fugitivos buscados por matar a agentes. Espera que De Jesús sea entregado por su familia.

"Se que la justicia prevalecerá", dijo Fredinburg.

AP Terra