Paraguay

publicidad
24 de junio de 2012 • 07:17 PM • actualizado el 25 de junio de 2012 a las 07:07 PM

Franco juramenta ministros Paraguay; Lugo protesta

El nuevo presidente de Paraguay, Federico Franco (al centro en la imagen), durante una reunión de gabinete en Asunción, jun 25 2012. El nuevo presidente de Paraguay, Federico Franco, tomó juramento el lunes a los ministros de su Gobierno bajo una intensa presión diplomática de Sudamérica, que considera ilegítima la destitución del ex mandatario izquierdista Fernando Lugo en un juicio político.
Foto: Marcos Brindicci / Reuters
 

El nuevo presidente de Paraguay, Federico Franco, tomó juramento el lunes a los ministros de su Gobierno bajo una intensa presión diplomática de Sudamérica, que considera ilegítima la destitución del izquierdista Fernando Lugo en un juicio político.

Franco, un médico liberal que era vicepresidente de Lugo, asumió el viernes la jefatura de Estado del cuarto exportador mundial de soja tras un veloz proceso conducido por el Congreso que encontró al ex obispo Lugo culpable de mal desempeño.

Luego de tomar juramento a sus colaboradores, Franco encabezó la primera reunión de Gabinete y el jefe del Congreso, el senador Jorge Oviedo Matto, respondió a la presión internacional calificando como "irreversible" el cambio de Gobierno y aseguró que el proceso se ajustó a la Constitución.

El nuevo Gobierno de uno de los países más pobres de Sudamérica se encuentra aislado regionalmente luego que Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Venezuela, Perú y Uruguay retiraran o llamaran a consultas a sus embajadores en Asunción.

La presión sudamericana encierra riesgos potenciales para la mediterránea economía paraguaya, que depende de los puertos de sus vecinos Argentina, Brasil y Uruguay para el transporte y el abastecimiento y exportación de bienes.

Sin embargo, el Gobierno brasileño dijo que no tomará medidas que "afecten al hermano pueblo paraguayo".

En el mismo sentido, Uruguay afirmó que no adoptará sanciones económicas. "No somos partidarios de sanciones económicas (...) nada de eso, porque eso lo termina pagando la gente", dijo a periodistas el presidente José Mujica.

Pero Paraguay se enfrenta a represalias de los entes regionales que integra, como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la unión aduanera Mercosur.

El bloque Mercosur, del que Paraguay forma parte junto a Argentina, Brasil, Uruguay, suspendió la participación de representantes del nuevo Gobierno en una cumbre que se celebrará el viernes en la provincia argentina de Mendoza.

En cambio, sí recibirá a Lugo en la reunión presidencial de Mendoza para que el depuesto mandatario explique la situación interna en el país.

Paraguay rechazó la decisión del Mercosur por "precipitada" y su Ministerio de Relaciones Exteriores dijo en una nota que "adolece del mismo defecto que se atribuye al proceso interno paraguayo que le dio origen, y que se califica impropiamente como de ruptura del orden democrático".

En tanto, la Unasur, que buscó una salida a la crisis antes de que finalizara el juicio a Lugo desplazando sus cancilleres a Asunción, celebrará una cumbre de presidentes el viernes también en Mendoza, dijo el Ministerio de Exteriores peruano en un comunicado.

El canciller uruguayo, Luis Almagro, explicó que la suspensión de Paraguay de la cumbre de Mercosur "apunta hacia un quiebre institucional que se ha dado y un procedimiento que no tuvo las características que debió tener".

Venezuela, en tanto, anunció que dejaría de enviar petróleo a Asunción, pero el presidente de la estatal paraguaya Petropar garantizó el abastecimiento en el país, un importador neto.

El nuevo canciller paraguayo, José Félix Fernández Estigarribia, que buscó infructuosamente tomar contacto con sus pares de la región, dijo que ni siquiera el diplomático que quedó a cargo de la Embajada de Argentina en Asunción le atendió el teléfono.

"He llamado al encargado de negocios de Argentina y tienen órdenes de no contestar el teléfono todavía", aseguró.

Alemania dijo que Europa estaba siguiendo con preocupación los acontecimientos en Paraguay.

Por su parte, Estados Unidos señaló que la secretaria de Estado, Hillary Clinton, habló con el canciller de Brasil, Antonio Patriota, el fin de semana sobre la situación del país.

"Estamos muy preocupados por la velocidad del proceso utilizado para este juicio político", dijo en rueda de prensa la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland.

El Consejo Permanente de la OEA tenía previsto reunirse el martes.

LUGO SE COMPARA CON ZELAYA

El analista político José Carlos Rodríguez, un consultor en Asunción, dijo a Reuters que pese al aislamiento internacional, el apoyo a Franco de las fuerzas políticas locales es amplio, aunque advirtió que ese respaldo podría agrietarse.

El nuevo mandatario "tiene un apoyo político gigantesco pero es coyuntural y no sabemos cuánto tiempo va a durar", indicó.

El Partido Liberal de Franco convocó para el miércoles a una manifestación en apoyo al nuevo presidente.

Lugo acató la decisión de la abrumadora mayoría de parlamentarios que decidió destituirlo, pero el fin de semana, respaldado por los países vecinos, indicó que la democracia se había quebrado en el país e hizo una convocatoria a manifestar pacíficamente por su recuperación.

El lunes, al reunir a quienes fueron sus colaboradores en el Gobierno, Lugo se comparó con Manuel Zelaya, el mandatario de Honduras que fue derrocado en el 2009, y se refirió a sí mismo como "el presidente Lugo". El viernes, tras ser destituido, se había llamado "ex mandatario".

"Con los ministros queremos convertirnos en los fiscales observadores", advirtió Lugo.

Carlos Filizzola, senador y ex ministro de Lugo, dijo que "restablecer el orden democrático significa que el presidente Lugo, que fue legítima y legalmente elegido, recupere, retorne el cargo que le corresponde como presidente".

No obstante en Asunción no hubo grandes manifestaciones populares en favor del retorno de Lugo al poder y apenas unos pocos empleados de la televisión estatal y militantes de izquierda permanecían reunidos protestando por la situación.

"No hay un libreto de salida (a la crisis política), tampoco Fernando Lugo lo tiene. El dice 'hay que reponer al Gobierno', pero no es tan claro porque la Constitución no permite adelanto de elecciones", explicó el analista Rodríguez.

El Tribunal Superior de Justicia Electoral, que organiza y juzga las votaciones, dijo en un comunicado que el juicio a Lugo se ajustó a las disposiciones constitucionales y que los comicios se celebrarán en la fecha prevista.

El lunes las tiendas de Asunción funcionaron con normalidad y el tránsito en las calles era intenso. Unos pocos policías patrullaban las avenidas y los edificios públicos de la capital.

El Gobierno de Lugo debía entregar el poder en agosto del 2013 tras las elecciones marcadas para abril. Franco indicó que ese cronograma será respetado.

S&P PONE CALIFICACION EN REVISION

El nuevo Gobierno conservó además en sus puestos a dos ministros de la administración depuesta que respondían a su partido.

En tanto, una mujer ocupará por primera vez el Ministerio de Defensa y el mandatario ratificó en su cargo al presidente del Banco Central, Jorge Corvalán, así como la continuidad de la independencia de la autoridad monetaria.

La única cartera que se mantiene todavía vacante es la de Hacienda pero Franco anunció que será ocupada por el economista Manuel Ferreira, quien jurará como ministro el martes.

Poco antes del anuncio sobre el nuevo jefe del equipo económico, la agencia Standard & Poor's colocó en revisión negativa la calificación de crédito de Paraguay por considerar que existe una mayor incertidumbre sobre la política económica por el abrupto cambio y la salida de funcionarios económicos clave.

(Reporte de Daniela Desantis, Guido Nejamkis y Didier Cristaldo en Asunción. Reporte adicional de Malena Castaldi en Montevideo, Marco Aquino en Lima y Andrew Quinn en Washington.)

Reuters en español Reuters - Esta publicación incluye información y datos que son de propiedad intelectual de Reuters. Queda expresamente prohibido su uso o el de su nombre sin la previa autorización de Reuters. Reservados todos los derechos.