Paraguay

publicidad
04 de abril de 2013 • 01:57 PM

Paraguay: fiscal niega campesinos ajusticiados

 

El fiscal que investiga la trágica balacera en el noreste de Paraguay en que murieron 11 campesinos y seis policías y desencadenó la destitución del entonces presidente Fernando Lugo, aseguró que ninguno de los labriegos fallecidos fue ajusticiado por los agentes como venganza por los disparos fatales que recibió un jefe policial.

El fiscal Jalil Rachid dijo en entrevista con The Associted Press Aseguró que ha recibido muchas críticas "incluyendo pedidos para que me aparte del caso porque, supuestamente, mi investigación no es imparcial. Pero puedo afirmar que se ajusta a derecho. Por ejemplo, ninguno de los 11 compatriotas campesinos muertos fue ajusticiado como dicen muchas personas".

Rachid agregó que "el fallecimiento se produjo por disparos efectuados por policías desde larga distancia. Si hubiese existido ajusticiamiento, las heridas de bala debían haber tenido rastros alrededor del orificio de entrada, según informaron los peritos forenses tanto de medicina legal como de balística".

En la mañana del 15 de junio de 2012 en la finca Marina Cué de 2.000 hectáreas hubo un tiroteo entre unos cien campesinos que ocupaban el predio y parte de los 320 policías movilizados para desalojarlos.

El terreno que se encuentra en el distrito de Curuguaty, a unos 320 kilómetros de Asunción, ha sido objeto de disputa entre el Estado y los familiares del ex senador Blas Riquelme del opositor Partido Colorado.

La propiedad fue donada en 1967 al Estado para la construcción de un cuartel de la marina por la empresa agrícola argentina La Industrial Paraguaya que explotaba grandes extensiones de yerba mate. Pero los sucesivos gobiernos nunca tramitaron la titulación por lo que Riquelme la ocupó por veinte años y solicitó su pertenencia a la justicia. Los labriegos la reclaman para la reforma agraria prometida por Lugo.

Uno de los seis policías fallecidos fue el subcomisario Erven Lovera, egresado de un curso del FBI sobre negociación en situación de crisis.

La fiscalía asegura que Lovera fue la primera víctima del tiroteo, pero un trabajador rural prófugo entrevistado por la AP en los bosques de Curuguaty aseguró que el oficial fue el segundo en caer ya que -según su testimonio- el primer muerto del enfrentamiento fue el líder campesino fue Avelino Espínola.

"Doce campesinos están acusados por tentativa de homicidio doloso, asociación criminal e invasión de inmueble ajeno. Sólo esperamos que el juzgado de garantías fije la fecha de la audiencia preliminar para presentar nuestras pruebas", dijo Rachid a la AP en contacto telefónico desde su despacho en Curuguaty.

La versión de Rachid contradice a Martina Paredes, hermana de Luis Paredes, "a quien le encontramos el 16 de junio en estado de descomposición por la lluvia y la elevada temperatura con rastros de disparos en su cabeza de arriba hacia abajo y figura esta descripción en el mismo informe médico legal", explicó a la AP.

Rachid enfatizó que no está investigado ningún policía porque, según sus conclusiones, "los campesinos organizaron una emboscada y atacaron a los agentes que sólo se defendieron".

Aclaró que tiene en su poder la nómina de los 320 efectivos desplegados en Marina Cué junto con la lista de armamentos que portaban con el calibre de sus proyectiles "pero no poseo cuántas balas dispararon en aquella trágica jornada".

Rachid admitió que "en la investigación no se pudo conocer quién mató a quien, razón por la cual nuestra principal acusación es tentativa de homicidio doloso que en el código penal paraguayo tiene la misma expectativa de pena carcelaria que el homicidio doloso: 30 años".

Aclaró que "esta tipificación del código penal puede ser diferente a la vigente en otros países, por eso muchos me piden explicaciones sobre su aplicación: la tentativa sanciona el comportamiento criminal de aquel o aquellos individuos que idearon un plan de ataque".

AP AP - The Associated Press. Todos los derechos reservados.

Este material no puede ser copiado, transmitido, reformado o redistribuido.