Puerto Rico

publicidad
07 de marzo de 2013 • 07:42 PM

Puerto Rico: inmigrantes irregulares podrán guíar

 

El gobernador de Puerto Rico dio el jueves su respaldo a una propuesta que otorgará a los inmigrantes que residen sin autorización en Estados Unidos la posibilidad de solicitar legalmente una licencia de conducir temporal.

Se les expedirá una licencia sólo a aquéllos que han vivido en Puerto Rico por un año y que son portadores de un pasaporte o un documento que pruebe su identidad, emitido por un consulado.

Si el proyecto llega a convertirse en ley, Puerto Rico pasará a integrar un puñado de estados que conceden licencias de conducir a los inmigrantes que residen en Estados Unidos sin autorización. Puerto Rico es un estado libre asociado de Estados Unidos.

El gobernador Alejandro Garcia Padilla anunció que presentará la propuesta a la legislatura de la isla, alegando que Puerto Rico debería dejar de ignorar a sus comunidades de inmigrantes.

"Su contribución al país y el respeto a la dignidad humana los convierte en merecedores de cierta protección fundamental en nombre del estado", señaló García.

Más de 150.000 inmigrantes procedentes de la República Dominicana viven en Puerto Rico, la mayoría en la capital, San Juan, junto con otros miles de inmigrantes caribeños, en su mayoría de Haití.

Los grupos defensores de los derechos humanos recibieron con beneplácito el anuncio del gobierno, señalando que tenía que haberse hecho desde hace mucho tiempo.

"Todos los inmigrantes serán beneficiados por esto", indicó José Rodríguez, presidente de la Comisión Dominicana para los Derechos Humanos.

Rodríguez indicó que las licencias temporales también impulsarán la debilitada economía de la isla.

"Va a crear millones de dólares en ingresos... cuando todos esos inmigrantes obtengan su licencia, compren un automóvil y obtengan la matrícula de sus vehículos", agregó.

Se prevé que el partido de García, que controla tanto la cámara de representantes como el senado, aprobará la propuesta.

De ocurrir ello, los inmigrantes irregulares tendrán que renovar su licencia de conducir cada tres años, en vez de cada seis años para obtener una licencia regular. La licencia temporal tendrá un diseño distinto y establecerá que las autoridades oficiales no podrán aceptarla con propósito de identidad u otro fin. Y no dirá que su portador es un inmigrante sin autorización legal.

Actualmente, los estados de Nuevo México y Washington permiten que los inmigrantes sin autorización soliciten el mismo tipo de licencia de conducir que los ciudadanos estadounidenses. Utah expide un permiso especial de automovilista , el cual no puede ser usado como identificación.

AP AP - The Associated Press. Todos los derechos reservados.

Este material no puede ser copiado, transmitido, reformado o redistribuido.