publicidad
26 de enero de 2013 • 06:03 PM

Pelea en cárcel de Venezuela deja decenas de muertos

 

Decenas de presos murieron tras una pelea entre bandas criminales en una cárcel del suroeste de Venezuela, en un nuevo episodio que puso en evidencia la crisis que atraviesa el sistema penitenciario del país.

El violento pleito ocurrido el viernes en el penal Centro Occidental, conocido como Uribana y ubicado cerca de la ciudad de Barquisimeto, se desató en medio de una requisa en busca de armas. Aunque no había cifras oficiales de fallecidos, medios locales contabilizaban entre 26 y 54 muertos y decenas de heridos.

"Han ingresado 25 pacientes fallecidos, todos procedentes del penal Uribana", dijo Ruy Medina, director del Hospital de Barquisimeto, a la cadena de televisión local Globovisión, y aseguró que en la morgue había otros 25 cuerpos.

Aunque la ministra de Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, no quiso dar una cifra de muertos, detalló que hubo heridos por armas blancas y muertes por armas de fuego y explosivos. Una fuente de su dependencia había dicho el viernes a Reuters que entre los fallecidos había al menos un guardia nacional.

"Hay muchos muertos por cuchillo, es una guerra entre pranes (cabecillas de bandas criminales)", comentó la fuente.

El penal Centro Occidental tiene una capacidad para 850 reos, pero su población activa era de 1.427, según el sitio web del Observatorio Venezolano de Prisiones, una organización no gubernamental que estudia las condiciones del sistema penitenciario del país.

Varela dijo que la cárcel, en donde no se hacía una requisa de armas desde el 2009, fue desalojada y será clausurada.

ENFRENTAMIENTO TAMBIÉN POLÍTICO

En las puertas del hospital de Barquisimeto, las autoridades anunciaban los nombres de los fallecidos para que los familiares pasaran a identificar los cadáveres, según testigos de Reuters.

"La guardia no dice absolutamente nada, estamos esperando. Ellos no son perros, ellos no son animales, son personas también. Más animales son los señores de la Guardia Nacional", dijo Angelia Ibarra de 42 años, mientras esperaba noticias sobre su hijo de 25 años que estaba recluido en la cárcel.

La cárcel de Uribana es considerada una de las más violentas de Venezuela, que sufre motines y la muerte de cientos de presos cada año mientras muchos de sus penales se saturan cada vez más de reos que conviven en condiciones de hacinamiento.

"Hubo una situación de confusión trágica que nosotros lamentamos, lamentamos mucho", dijo el vicepresidente Nicolás Maduro el sábado por la madrugada. "Internamente, en el Gobierno hemos ordenado una investigación, un informe de manera inmediata de lo que allí aconteció", añadió.

Casi 50.000 reclusos se reparten en las 34 cárceles venezolanas, que fueron construidas para menos de un tercio de la población penitenciaria actual, según grupos locales de derechos humanos.

Como en otras naciones latinoamericanas, las cárceles venezolanas son conocidas por la facilidad con la que los reos acceden a armas, drogas, teléfonos celulares y computadoras con Internet, que usan a menudo para manejar bandas criminales desde adentro de los penales.

"¿A quién le van a echar la culpa de esta nueva masacre en una cárcel de nuestro país? Gobierno incapaz e irresponsable", escribió el ex candidato presidencial opositor Henrique Capriles en su cuenta de Twitter.

A mediados del 2011, el Gobierno tuvo que enviar unos 5.000 soldados para controlar un motín en la cárcel El Rodeo, en una ciudad cercana a Caracas, que dejó una veintena de muertos. Y un año más tarde, tras varios días de tensión, las autoridades se vieron forzadas a cerrar una prisión en la capital.

Sólo unos pocos meses después, un enfrentamiento entre reos en una prisión al sur de Caracas dejó 25 muertos.

(Reporte adicional de Deisy Buitrago y Eyanir Chinea. Editado por Pablo Garibian)

Reuters en español Reuters - Esta publicación incluye información y datos que son de propiedad intelectual de Reuters. Queda expresamente prohibido su uso o el de su nombre sin la previa autorización de Reuters. Reservados todos los derechos.