inclusão de arquivo javascript

La cachetada machista contra Hillary Clinton | Cambalache
La cachetada machista contra Hillary Clinton | Cambalache

Cambalache

La cachetada machista contra Hillary Clinton

0 Comentario

Ronald Reagan tenía 69 años cuando le disputó la presidencia a Jimmy Carter en las elecciones de 1980 pero nadie dijo nada respecto de su edad. Es que si el ex gobernador de California y malísimo actor de Hollywood ganaba se convertiría en el presidente más anciano en asumir el cargo, cosa que hizo tras vencer en los comicios.

Nadie dice nada cuando un legislador -hombre- anuncia que se postulará para un nuevo mandato en el Congreso, aún cuando tiene 78 años.

Pero cuando de una mujer se trata, el tema estalla, como ocurrió hace unas semanas cuando Hillary Clinton anunció que en enero, dejaría el puesto de Secretaria de Estado. De inmediato saltó el tema de su posible candidatura a la presidencia en 2016, pero tan pronto como canta un gallo, salieron las voces que desestimaron su candidatura porque en cuatro años tendría 69 años.

Vivimos en un mundo machista. Y de vez en cuando, muestra sus uñas sexistas e injustas.

Las mujeres han recorrido un largo camino ya, decía un comercial de cigarrillos femeninos. Y es verdad. Hay más de ellas en puestos de poder, trabajan a la par de los hombres (aunque por el mismo trabajo cobran menos). Muchas mujeres son presidentas. Y muchas más han ganado bancas en congresos.

Pero el estigma del machismo se niega a desaparecer por completo. Aún vivimos en un mundo donde las mujeres cuidan de los hijos, se encargan de su educación y mantienen las casas ordenadas, mientras los hombres son el sostén, mientras no levantan un dedo para lavar un mísero plato.

Si bien esta dinámica ha cambiado en los últimos años debido a que no alcanza con un solo sueldo, el hecho es que la idea central persiste. Si la mujer sale a trabajar, no lo hace por una cuestión de justicia sino que lo hace por necesidad.

Hillary puede ser una excelente candidata. O no. Pero eso no debe depender en el hecho de su edad ni mucho menos en que es una mujer. Nadie debe estar sujero a la cuestión de género para evaluar la aptitud de una persona para lo que sea. Es verdad, el cargo de Secretaria de Estado, con todos sus viajes, han dejado sus marcas en la humanidad de la ex primera dama. Pero nadie dijo nada con Reagan, que cuando se postuló a la presidencia tenía más arrugas que frenada de gusano.

Run, Hillary, run.

 

 

 

Eduardo Orbea Eduardo Orbea

Eduardo Orbea

Es periodista argentino con experiencia en redacciones de Estados Unidos y de Argentina. Bicultural, bilingüe, le interesan los temas que salpican a los hispanos que viven en EE.UU.



comparte y suscríbete al blog




Sorry, your browser does not handle frames!<a href="http://www.terra.com.br/"> terra </a>

 
 
Leia também X Gran hermano nos mira a todos