publicidad
03 de agosto de 2012 • 12:57 PM • actualizado el 04 de agosto de 2012 a las 12:25 PM

NASA anuncia la contratación de taxis espaciales

La agencia informó que Boeing recibirá 460 millones de dólares para seguir desarrollando su cápsula CST-100.
Foto: AP
 

La NASA pagará más de 1.000 millones de dólares en los próximos 21 meses a tres compañías para que desarrollen naves espaciales comerciales capaces de transportar astronautas a la Estación Espacial Internacional, dijo la agencia.

La mayor parte de los 1.100 millones de dólares adjudicados para la próxima etapa del programa "Commercial Crew" de la NASA se dividirá entre Boeing y Space Exploration Technologies, una firma del conocido emprendedor Elon Musk.

Boeing recibirá 460 millones de dólares para seguir desarrollando su cápsula CST-100, que está diseñada para ser transportada en un cohete Atlas 5 de United Launch Alliance (ULA), una asociación de Boeing y Lockheed Martin.

Space Exploration Technologies, o SpaceX, obtuvo 440 millones de dólares para actualizar su cápsula de carga Dragon, que irá en el cohete Falcon 9 de la firma, para que lleve personas.

En mayo, una cápsula Dragon se convirtió en la primer nave espacial privada en llegar a la estación, un puesto espacial de 100.000 millones de dólares que orbita a 240 millas (386 kilómetros) de la Tierra. El vuelo de prueba fue parte de un plan relacionado de la NASA para contratar compañías comerciales para que lleven cargamentos a la estación.

La firma privada Sierra Nevada Corp recibió una adjudicación parcial de 212,5 millones de dólares para trabajar en su Dream Chaser, un vehículo alado que parece un transbordador espacial en miniatura que también se lanza en un cohete Atlas 5.

Las tres firmas ya recibieron trabajos de desarrollo de transporte humano espacial para la NASA.

Como los transbordadores espaciales fueron abandonados el año pasado, NASA depende de sus socios Rusia, Europa y Japón para llegar a la estación. Rusia seguirá constituyendo la única entidad capaz de una tripulación de vuelo hasta que las compañías estadounidenses desarrollen sistemas, que la NASA espera para dentro de cinco años.

Reuters Terra