Crímenes

publicidad
06 de septiembre de 2011 • 02:01 PM

Condenan a brasileño que grababa a su sobrina en el baño con cámara escondida

Un hombre que tenía una cámara escondida en el baño de su residencia fue condenado por un tribunal brasileño a pagarle una indemnización de 27.500 reales (unos 17.187,5 dólares) a una sobrina a la que grabó en diferentes vídeos que coleccionaba.

La condena por daños morales fue impuesta por la novena sala civil del Tribunal de Justicia de Río Grande do Sul, estado del sur de Brasil y fronterizo con Argentina y Uruguay, informó el organismo en su página en internet.

El condenado guardaba vídeos de su sobrina y de otras mujeres desnudas o semidesnudas filmadas en el baño, y en algunas de las imágenes aparece recogiendo las ropas íntimas de su víctima para colocarlas en una muñeca inflable con la que se masturbaba.

La demandante relató en el juicio que desde niña visitaba la casa del acusado junto con sus hermanos y que supo de la existencia de los vídeos tras la muerte de su tía materna.

Tras enterarlo sobre la situación, el padre de la víctima fue hasta la casa de su fallecida hermana y encontró los vídeos, que fueron utilizados como prueba en la demanda entablada ante la justicia.

El hombre confirmó la existencia de la cámara oculta y fue condenado por un juez de primera instancia a pagar una indemnización por 15.000 reales (unos 9.375 dólares).

Pero el condenado presentó un recurso contra esta primera sentencia alegando que su sobrina sabía de la existencia de la filmadora y que seguía acudiendo a la residencia usando ropas cortas y provocadoras para exhibirse y para ganar dinero fácil con la demanda.

El magistrado Tasso Cauby Soares Delabary, relator del proceso en el tribunal, consideró el recurso del condenado absurdo.

Según el magistrado, es imposible admitir que alguien en sana conciencia, sabiendo que hay una filmadora oculta en un local de privacidad como un baño, siga frecuentándolo y permita que se le filme en momentos de intimidad.

El magistrado agregó que las propias imágenes confirman los daños morales, ya que en algunas imágenes es posible ver al acusado recogiendo las ropas íntimas de la sobrina para atender sus necesidades sexuales.

"Las situaciones (en las imágenes) son las más extrañas y variadas que, aliadas a otras escenas del acusado manteniendo relaciones sexuales con otra personas e, incluso, con una muñeca inflable a la que vistió con las ropas de la demandante, revelan su carácter degenerado y depravado", según el relator del proceso.

El magistrado señaló que la situación vergonzosa para la demandante justifica la condena por daños morales y la elevación de la indemnización inicialmente impuesta por el juez de primera instancia.

Soares Delabary agregó que la indemnización también tiene "carácter pedagógico" para "permitir que el demandado reflexione sobre su comportamiento antisocial y no vuelva a rescindir".

El voto del relator del proceso fue aprobado por las otras dos magistradas que integran la novena sala civil del tribunal y la condena ya no admite más recursos.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.