Crímenes

publicidad
31 de marzo de 2014 • 05:47 PM

Corte Suprema de EEUU niega apelación de mexicano a punto de ser ejecutado

 

La Corte Suprema de Estados Unidos negó este lunes una apelación presentada por abogados del mexicano Ramiro Hernández, quien será ejecutado el próximo 9 de abril en Texas por el asesinato de un profesor en 1997.

En un documento oficial, la Corte Suprema estadounidense rechazó la apelación de Hernández, pero no ofreció explicaciones.

La legislación aún permite la presentación de otras apelaciones, alegando el estado mental de Hernández o aún para obtener detalles sobre la composición de la inyección letal, que el estado de Texas (centro-sur) se niega a revelar.

Hernández forma parte de un grupo de mexicanos que fueron detenidos en Estados Unidos y condenados a la pena de muerte sin que le hayan informado de sus derechos consulares al momento de su arresto.

La Convención de Viena, ratificada por 175 países inclusive Estados Unidos, estipula que todo ciudadano extranjero debe poder contactar su consulado y recibir asistencia de representantes de su país.

Por esta razón, la Corte Internacional de La Haya ordenó en 2004 que sean revisados los expedientes de 51 condenados mexicanos (incluido Hernández) por evidencias de que sus derechos consulares no fueron respetados.

A raíz de esa sentencia, algunos de los detenidos fueron liberados y otros lograron conmutar la pena de muerte, pero tres de ellos ya fueron ejecutados y aproximadamente unos 40 aún esperan en el corredor de la muerte.

El pasado 22 de enero, la ejecución en Texas de uno de esos mexicanos, Edgar Tamayo Arias, se convirtió en un tenso problema diplomático entre México y Estados Unidos.

El caso llevó al secretario estadounidense de Estado, John Kerry, a enviar una carta personal al gobernador de Texas, recordándole los compromisos internacionales del país, pero igualmente Tamayo Arias fue ejecutado con inyección letal.

El gobierno de México presentó una fuerte nota de protesta por la decisión de Texas de proceder con la ejecución ignorando la sentencia de la Corte Internacional.

La ejecución de Hernández está programada para el 9 de abril a las 23H00 GMT en la cámara de la muerte en la prisión de Hunstville, en Texas, de acuerdo con las autoridades penitenciarias del ese estado.

Hernández fue condenado en 2000 por el asesinato de un exprofesor de Historia que le había dado empleo en una finca y por la violación de la esposa de éste último. Durante su condena, hirió mortalmente a una guardia carcelaria.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.