Crímenes

publicidad
13 de julio de 2012 • 07:27 PM • actualizado el 14 de julio de 2012 a las 01:06 PM

Dictan cadena perpetua a niñera hispana por muerte de niña

La niñera de origen hispano recibió sentencia por la muerte de una nena en el 2005.
Foto: Getty Images
 

La niñera peruana Ada Cuadros fue sentenciada este viernes a cadena perpetua sin derecho a libertad condicional tras ser encontrada culpable de homicidio capital por la muerte en 2005 de un menor que estaba bajo su cuidado.

Esta es la segunda vez que Cuadros es sentenciada a esta pena después de que el primer juicio y condena quedasen sin efecto por irregularidades.

Tras más de cinco horas de deliberación, un jurado del Condado Collin (al norte de Dallas) solicitó al juez escuchar nuevamente los audios de las grabaciones cuando Cuadros llamó al número de emergencias 911 y del primer interrogatorio con la Policía.

Tras el juicio, que duró cinco días, la defensa de Cuadros sostuvo durante los argumentos finales que la joven peruana era inocente de asesinato y que más bien las pruebas presentadas confirman que la muerte del menor fue producto de un accidente.

"Todo mundo espera que encuentren a la acusada culpable y no basarse en emociones si no en pruebas. No existe evidencia que Cuadros haya golpeado al niño con la puerta de un gabinete", enfatizó la abogada Pamela Lakatos, dirigiéndose al jurado.

Sin embargo, el jurado consideró que Cuadros fue la responsable de la muerte de Kyle Lazarchik, de 14 meses, ocurrida el 12 de octubre de 2005

La versión de la defensa era que el niño murió a causa de una caída desde uno de los muebles de la cocina y no por un maltrato a golpes, como sostuvo la fiscalía en todo momento.

Cuadros siempre aseguró que el niño cayó al suelo, aunque, en declaraciones a Efe en una entrevista efectuada en 2010, confesó que se equivocó al no contarles a los padres del menor lo sucedido un día antes de que presuntamente el pequeño empezara a sufrir convulsiones.

Por su parte, la fiscalía reiteró al jurado que la acusada no tuvo compasión del menor al que le produjo la muerte y que su "conciencia le había traicionado" al cambiar varias veces su versión de los hechos durante el interrogatorio inicial.

"Quizás se arrepintió de lo que hizo, pero eso no cambia sus acciones. No creemos que ella sea culpable de otra cosa que asesinato elegible para la pena capital", dijo al jurado la representante de la fiscalía, Shannon Miller.

"Usen su sentido común, no estamos hablando de un ligero golpecito en la cabeza. !Encuéntrenla culpable!", subrayó Miller.

Este fue el segundo juicio que enfrentó Cuadros, encarcelada en 2005 luego de ser acusada de golpear en el cráneo y ocasionar la muerte a Kyle Lazarchik.

En 2006, la peruana fue condenada a cadena perpetua sin derecho a libertad condicional, pero tras tres años de largas batallas legales por parte de su defensa, Cuadros logró en 2009 que la Quinta Sala de Apelaciones de Texas dejase sin efecto la condena y anulase el proceso judicial por irregularidades durante el juicio.

La petición para la apelación se basó en cinco vicios judiciales, pero sólo se aprobaron dos, suficientes para anular la sentencia.

EFE Terra Terra