Crímenes

publicidad
22 de febrero de 2013 • 02:03 AM

Guatemala relativiza informe sobre muerte de narcotraficante Chapo Guzmán

El gobierno de Guatemala relativizó la noche del jueves los rumores sobre la muerte del narcotraficante Joaquín "Chapo Guzmán", lanzados por sus ministros horas antes, y reconoció que todavía busca evidencias sobre el presunto enfrentamiento narco en una zona selvática fronteriza con México.

"Estamos terminando con el patrullaje de noche porque no hemos encontrado ninguna evidencia que nos indique que hubo un enfrentamiento" dijo a la AFP el ministro de Gobernación, Mauricio López, el mismo funcionario que horas antes había dado por confirmado el combate.

"Se generó de forma caótica ese rumor (del enfrentamiento), porque no podemos evidenciar hasta el momento ninguna escena del crimen ni mucho menos una situación que (uno de los muertos) podría ser el Chapo Guzmán", dijo telefónicamente el ministro.

Más temprano, López había declarado a la radio Emisoras Unidas que tenían "la confirmación de un enfrentamiento armado" y que aunque no se podía "asegurar ciento por ciento", lo que tenían las autoridades "como primera información de campo es que (uno de los muertos) podría ser él (Chapo Guzmán)".

"Ha habido una confusión que empezó del requerimiento de información de medios locales y mexicanos sobre una información que reportaba un enfrentamiento armado en el Petén (norte, fronterizo con México), entre narcotraficantes, y que uno de ellos mostraba similitud en las facciones con el Chapo", manifestó el ministro.

El secretario de Comunicación de la Presidencia, Francisco Cuevas, había precisado a la cadena CNN que "fueron dos grupos de narcotraficantes que se enfrentaron en la zona limítrofe entre Guatemala y México, en territorio guatemalteco", y que "hubo al menos dos o tres muertos".

Pero más tarde Cuevas dijo a la AFP que hizo esas afirmaciones con base en información de pobladores, y reconoció que "el reporte de los equipos que están en la zona es que no han encontrado nada".

"En el reporte que se nos hizo después de cinco horas de rastreo de los equipos del ejército y la policía es que hasta este momento no se ha encontrado ningún indicio de ningún enfrentamiento, pero que siguen rastreando", aseguró a la AFP.

El ministro López señaló que las fuerzas de seguridad están listas "para salir a un patrullaje aéreo, reconocer toda el área y tratar de indicar si efectivamente ocurrió algo o no", como lo señala "este gran rumor caótico que se generó por todos lados".

Incluso la estatal Agencia Guatemalteca de Noticias informó que "las fuerzas de seguridad reportan preliminarmente la muerte de dos personas y la localización de vehículos y armas en la aldea San Valentín, San Francisco Petén", a unos 500 km al norte de Ciudad de Guatemala.

Las informaciones fueron tales que, en México, el presidente Enrique Peña Nieto dijo que estaba "a la espera de recibir noticias sobre lo sucedido", pero que por el momento desconocía si el "Chapo" habría muerto. "Todavía no tengo ninguna información que confirme tal hecho, espero tener alguna comunicación", dijo.

Los versiones sobre la muerte del narcotraficante coincidieron con la visita que este jueves realizó a Guatemala el nuevo jefe del Comando Sur de Estados Unidos, general John Kelly, quien llegó -según información oficial- a evaluar con el presidente Otto Pérez asuntos de seguridad, que incluyen la lucha contra el narcotráfico.

En una reciente entrevista con la AFP, Pérez dijo que los cárteles mexicanos han extendido sus acciones a territorio guatemalteco, sobre todo el sangriento cártel Los Zetas, el del Golfo y el de Sinaloa, lo que ha disparado la violencia.

El "Chapo" Guzmán, quien escapó de una prisión en México en 2001, es el narcotraficante más buscado en Estados Unidos, además de ser considerado por la revista Forbes como el delincuente más rico del planeta.

El capo es también el principal objetivo antidroga del gobierno de México, mientras que Chicago (noreste de EEUU) lo declaró hace unos días "enemigo público número uno".

México se ha visto golpeado por una ola de violencia ligada al crimen organizado que, según el gobierno, ha dejado unos 70.000 muertos en los últimos seis años.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.