Crímenes

publicidad
09 de febrero de 2013 • 06:03 AM

Islamistas tunecinos responden con manifestación a movilización opositora

 

El partido islamista tunecino Ennahda llamó a manifestarse este sábado en Túnez para defender "la legitimidad" del poder, en respuesta a la movilización opositora desatada por el asesinato de un destacado político, Chokri Belaid.

La manifestación convocada por las juventudes de Ennahda tendrá lugar a partir de las 14H00 (13H00 GMT) en la avenida Habib Bourguiba, en pleno corazón de la capital, escenario de enfrentamientos violentos en los últimos días entre opositores y policías.

Las divisas de la marcha son "la defensa de la legitimidad de la Asamblea Nacional Constituyente" y la lucha "contra la violencia" política.

Prueba de que las autoridades están muy alertas, el ejército sigue desplegado en la capital, en un contexto de estado de emergencia vigente desde la revolución de enero de 2011, que tumbó al régimen de Zine El Abidine Ben Ali.

La referencia de los manifestantes a la Asamblea Nacional Constituyente es una puya evidente al primer ministro Hamadi Jebali, número dos de Ennahda, que el viernes pidió formar un gobierno de tecnócratas para salir de la crisis política, si es necesario sin el aval de la Constituyente.

La manifestación también cargará contra "la injerencia francesa", después de que el ministro francés de Interior, Manuel Valls, denunciara esta semana un "fascismo islamista" tras el asesinato del político opositor Chokri Belaid.

La embajada de Francia está en la avenida Bourguiba, y desde el inicio de la intervención militar en Malí cuenta con importantes medidas de protección.

Los islamistas se movilizarán al día siguiente de los funerales en Túnez de Chokri Belaid, un opositor asesinado el miércoles. En el sepelio participaron decenas de miles de personas, que gritaron eslóganes contra el gobierno de Ennahda.

El asesinato desencadenó una ola de violencia en el país que se cobró un policía muerto.

La jornada del viernes, en la que también hubo una huelga general, se desarrolló con una calma relativa, con enfrentamientos entre policías y vándalos cerca del cementerio donde fue enterrado Belaid, y también en varias ciudades del país.

Por otro lado, un dirigente del Sindicato Nacional de Periodistas Tunecinos (SNJT), Zied el Heni, ha sido convocado por la justicia tras acusar el viernes en televisión a un alto funcionario del ministerio del Interior de haber encargado el asesinato de Belaid.

El asesinato de este opositor a los islamistas, muy mediático, ha hundido el país en una crisis política y social. Las manifestaciones y los conflictos sociales, a menudo violentos, se han multiplicado desde el verano a causa del desempleo y la miseria, dos factores clave de la revolución.

Además, a falta de un compromiso sobre la naturaleza del futuro régimen, la elaboración de la nueva Constitución por parte de la Asamblea Nacional Constituyente sigue paralizada.

Ennahda insiste en un régimen parlamentario puro, aunque sus aliados laicos y la oposición quieren un régimen mixto, que conceda prerrogativas importantes al jefe de Estado.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.