publicidad
06 de agosto de 2012 • 03:42 PM • actualizado el 06 de agosto de 2012 a las 11:25 PM

Obama pide reducir violencia y evita hablar de ley de armas

Obama otra vez esquivó el tema de las leyes que facilitan el acceso a las armas.
Foto: AP
 

El presidente de EE.UU., Barack Obama, se mostró hoy dispuesto a examinar "formas adicionales" de reducir la violencia en el país, pero eludió de nuevo referirse a si eso incluye nuevas leyes para restringir la posesión de armas, tras el tiroteo del domingo en un templo sij en Wisconsin.

Sikh cuenta discriminación que sufren en EEUUHaz clic para ver el video en Terra TV
Sikh cuenta discriminación que sufren en EEUU

Durante la firma de una ley con beneficios para veteranos y sus familias en la Casa Blanca, Obama sostuvo que tiroteos como el de Wisconsin, en el que murieron seis personas y el sospechoso, ocurren "con demasiada regularidad" y afirmó estar abierto a "examinar formas adicionales de reducir la violencia" en el país.

"Todavía estamos esperando el resultado de la investigación completa" y "tenemos el corazón roto por lo sucedido", declaró el presidente.

Un poco antes y durante su acostumbrada rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, reiteró que Obama apoya "medidas de sentido común" para proteger la Segunda Enmienda de la Constitución de EE.UU., que consagra el derecho de los ciudadanos a la tenencia de armas.

Su objetivo, explicó Carney, es evitar que las armas caigan en manos de personas que no deberían acceder a ellas.

Obama apoya que la violencia derivada de las armas se aborde "desde una variedad de ángulos", porque es un "asunto que trasciende el tipo de horrible violencia que vemos periódicamente", dijo Carney.

En ese sentido, continuó, Obama apoya la renovación de una ley que restringe la venta de armas de asalto.

"Si algo emerge del Congreso, por supuesto que él lo evaluará", aseguró Carney, quien insistió en que Obama apoya "medidas que fortalezcan la seguridad" al dificultar dentro de las leyes vigentes el acceso a las armas de personas que no deberían tenerlo.

Sin embargo, Obama considera que también es una "meta importante" la protección de la Segunda Enmienda.

En la actualidad, cada gobierno estatal establece sus propias normas sobre la compraventa de armas, aunque las leyes federales restringen el acceso a las armas a personas con antecedentes criminales, y un historial de problemas mentales, entre otros requisitos.

Pese al tiroteo del domingo en Wisconsin y al ocurrido el 20 de julio en un cine de Denver, en el que murieron 12 personas y otras 58 resultaron heridas, ni Obama ni el que será su rival republicano en las elecciones de noviembre, Mitt Romney, se han expresado a favor de nuevas leyes para restringir la posesión de armas.

EFE Terra