publicidad
08 de octubre de 2012 • 06:03 AM • actualizado el 08 de octubre de 2012 a las 11:01 PM

Secuestrador de la niña April Jones llora ante el juez

April Jones.
Foto: EFE
 

Mark Bridger, acusado de secuestrar y asesinar la semana pasada a una niña galesa de cinco años, compareció hoy ante un tribunal de Aberystwyth (Gales), donde sollozó al confirmar su identidad.

What is Your Idea for a Better Country?

Bridger, que había trabajado de socorrista, escuchó de pie y dijo comprender los cargos que se le imputan, tras lo cual fue puesto en prisión preventiva hasta una próxima audiencia que se celebrará el miércoles.

El acusado, cuya furgoneta se relacionó con el secuestro de April Jones, está acusado también de haber ocultado el cuerpo de la menor, que aún no ha sido localizada, y de intentar obstruir la Justicia.

Bridger, que fue imputado formalmente este fin de semana, no pudo reprimir los sollozos durante los menos de cinco minutos que duró la vista, a cuyas puertas había un grupo de furiosos vecinos que le increparon.

La pequeña April Jones, aquejada de un tipo de parálisis cerebral por la que necesita medicación diaria, desapareció el pasado 1 de octubre cuando jugaba con unos amigos cerca de su casa en Machynlleth, en el centro de Gales.

Unos niños la vieron subirse a una furgoneta, aparentemente de manera voluntaria, en la tarde del pasado lunes.

Al día siguiente, Mark Bridger, de 46 años, fue detenido como sospechoso del secuestro de la menor.

La Policía indicó este sábado que habían hallado "suficientes pruebas" para presentar cargos.

El caso de la pequeña ha conmocionado a la tranquila localidad de Machynlleth, donde cientos de vecinos se sumaron en los últimos días a la búsqueda de la niña en las zonas boscosas.

La Policía continúa buscando el cuerpo de la pequeña, cuyos padres han hecho emotivos llamamientos por televisión.

EFE Terra