publicidad
14 de septiembre de 2012 • 07:43 AM

Autor de video antimusulmán se convierte en el más buscado

Imagen del corto 'La inocencia de los musulmanes' que desató la furia islámica.
Foto: Reproducción
 

¿Quién está detrás del polémico video que despertó la furia islámica? Su paradero es un enigma en medio de una serie de protestas que su trabajo fílmico desencadenó en el mundo árabe. Al menos se conoce un nombre: Sam Bacile.

Así es la película que indigna a los musulmanesHaz clic para ver el video en Terra TV
Así es la película que indigna a los musulmanes

What is Your Idea for a Better Country?

Oculto tras una larga lista de pseudónimos y en paradero desconocido, el hombre responsable del video que ha soliviantado al mundo islámico se ha convertido durante las últimas horas en la persona más buscada de EE.UU. por los periodistas, afanados en ponerle cara al escurridizo realizador.

 "¿Quién es Sam Bacile?" se preguntaba CNN en su página web donde recopilaba la información más relevante publicada hasta la fecha sobre el autor de "La inocencia de los musulmanes", un filme "amateur" que ridiculiza al profeta Mahoma y ha sido el detonante de ataques mortales a misiones diplomáticas de EE.UU. en Oriente Medio.

 Resulta difícil precisar su identidad real, aunque a estas alturas, todo apunta a que Sam Bacile es tan solo un alias, lo mismo que Nicola Bacily, Mark Basseley Youssef, Erwin Salameh, Ahmad Hamdy y otros tantos que tienen como nexo común a Abanob B. Nakoula y Nakoula Basseley Nakoula.

 Esos dos nombres de apellido Nakoula figuran en los registros oficiales bajo una misma dirección, una calle sin salida de un barrio residencial del municipio de Cerritos, en el condado de Los Ángeles, cuya tranquilidad fue alterada desde la noche del miércoles por la prensa.

 Decenas de reporteros, fotógrafos y camiones de televisión se han acercado hasta el lugar a la caza y captura de una instantánea o un comentario del misterioso sujeto a quien se le atribuyen dos entrevistas contradictorias antes de desaparecer.

 En una de ellas, se presentó como Sam Bacile, de 52 años, dijo ser un israelí-estadounidense que consideraba el Islam un "cáncer" y que recaudó 5 millones de dólares de donantes judíos para grabar su película que, por los vídeos colgados en YouTube, parece obra de videoaficionado.

 En la otra, aseguró llamarse Nakoula, tener 55 años, y ser colaborador de Sam Bacile. Declaró se cristiano copto y haber participado únicamente en labores de producción de la polémica cinta.

 Sam Bacile, como pudo comprobar Efe, no figura en las bases de datos de referencia de la industria de Hollywood ni como director, ni como guionista. Nakoula Basseley tampoco, aunque sí aparece en los archivos federales como un convicto por un fraude bancario cometido en 2009 que conllevó pena de cárcel.

 El FBI confirmó que había contactado esta semana a Nakoula Basseley ante el temor de que sufriera represalias por el filme y el individuo terminó por llamar a la Policía la noche del miércoles al sentirse incomodado, no por extremistas islámicos si no por los periodistas.

 Desde el miércoles, no se ha vuelto a saber del autor de la película que supuestamente dura 2 horas y se grabó en el verano de 2011 en California con un elenco formado por 60 actores a los que presuntamente engañó.

 Los miembros del reparto mostraron su perplejidad al conocer el resultado final del filme y manifestaron que fueron "embaucados sobre su intención y propósito", según un comunicado difundido por Los Angeles Times.

 Ese mismo diario constató que el equipo de la película pensó que estaba rodando un largometraje de aventuras inspirado en el pasado árabe que llevaba por título "Desert Warriors" y en el que no había ningún personaje con el nombre de Mahoma, algo que se modificó en la postproducción sin conocimiento de los actores.

 Las escenas del trailer recrean a Mahoma como un bufón lascivo y con tendencias pederastas.

 El Islam prohíbe la reproducción de la figura de su profeta, mucho más su burla.

 La ola de protestas antiestadounidenses se ha dejado sentir en Libia, Egipto, Yemen, Túnez, Marruecos, Sudán, Irán, Iraq y Palestina, mientras tanto, la paz reina en la casa de Nakoula a cuya entrada una estatua de la Virgen que sostiene entre sus brazos el cuerpo de Jesucristo crucificado es la única compañía de los periodistas.

Terra/EFE Terra