publicidad
05 de enero de 2013 • 08:42 AM

¿Comer más para vivir más? Un "inquietante" estudio sobre la obesidad

 

¿Comer papas fritas para vivir más? Los estadounidenses se replantean esta posibilidad luego que un polémico estudio publicado esta semana defendiera que algunos kilos de más pueden ser beneficiosos, una conclusión considerada "inquietante" en un país donde la obesidad es un problema de salud pública.

"Es muy inquietante ya que la gente puede interpretar este estudio de una forma muy simplista diciendo que está bien tener kilos de más, es un mensaje erróneo", dijo a la AFP el cardiólogo Francisco Lopez-Jimenez, en relación a la investigación publicada en la revista Journal of the Medical American Association (JAMA).

Según este estudio publicado el martes a partir de un análisis de casi 100 casos en todo el mundo, las personas con sobrepeso y ligeramente obesas viven más tiempo, entre un 5% y 6% más que aquellas que tienen un peso normal.

Sin embargo, los investigadores advirtieron que si los kilos de más son demasiados, si hay un riesgo mayor de mortalidad.

"Hay cientos de estudios que muestran que tener sobrepeso o ser ligeramente obeso aumenta el riesgo de diabetes, de sufrir enfermedades cardíacas y de hipertensión y que perder algunos kilos mejoran las cosas", afirmó el responsable de cardiología de la Clínica Mayo de Minnesota (centro).

Estados Unidos es el país que cuenta con más obesos, donde un tercio de los adultos y un quinto de los niños tiene esta condición, con sus consecuentes problemas para la salud pública.

Según un estudio reciente, más del 42% de los estadounidenses podrían sufrir de obesidad en 2030, es decir 32 millones de personas más que en la actualidad.

Así, la obesidad es un problema de salud pública tan grande que la primera dama, Michelle Obama, hace campañas a favor de la vida saludable desde hace cuatro años.

Sin embargo, desde la publicación de este estudio, muchos han aprovechado la oportunidad de expresar opiniones divergentes.

Para Marilyn Wann, escritora con un considerable sobrepeso y autora del libro "Fat!So" (Gorda y qué), dijo en la página de CNN que este estudio confirma "lo que sé desde hace tiempo: ser gordo no es una sentencia de muerte".

Por su parte el autor del libro "El mito de la obesidad", Paul Campos, acusó en un editorial del diario The New York Times a la industria farmacéutica y de productos dietéticos de aprovecharse de la obsesión que sufre Estados Unidos con el tema del peso.

Para Walter Willett, profesor de nutrición en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, este estudio no dice más que tonterías.

El problema, afirmó el especialista al ser consultado el viernes por el diario USA Today, es que mezcla en el grupo de personas con un peso normal a individuos activos, a fumadores, cancerosos y a gente de edad que perdió peso debido a problemas médicos.

"Comparar distintos grupos con sobrepeso y con obesidad con un grupo heterogéneo lleva a conclusiones erróneas", dijo.

Otros expertos señalaban que este estudio aborda el tema del peso sin distinguir entre grasa y músculo y que los autores mezclan los conceptos de mortalidad con morbilidad, lo que significa que alguien puede vivir más tiempo pero en peores condiciones de vida por las enfermedades asociadas al sobrepeso.

Entonces, ¿la gente puede lanzarse a comer pizza y helados?, se pregunta un comentario en el blog del New York Times que sentencia que ni gordos ni flacos vivirán para siempre.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.