EE.UU.

publicidad
16 de mayo de 2013 • 04:20 PM

¿Cómo va la reforma migratoria?

El tema de la reforma migratoria va tomando color a medida que se acerca el receso del 4 de julio en el Congreso. El Senado discute más de 300 enmiendas, de las cuales 15 ya han sido aprobadas. Pero las preguntas obligadas son: ¿En qué punto se encuentra el proceso? ¿Está cerca o incrementarán las trabas? y ¿Quiénes se beneficiarán?

El jueves pasado el Comité Judicial del Senado  compuesto por 18 miembros en su mayoría demócratas aprobó  15 enmiendas al proyecto de ley de reforma migratoria y rechazó dos, incluyendo una que buscaba postergar la legalización de inmigrantes sin papeles hasta seis meses después de que el gobierno estadounidense lograra ejercer control absoluto de su frontera con México. La primera enmienda  aprobada a viva voz fue la prohibición al Departamento de Seguridad Nacional el cobro de un pago a peatones y pasajeros de vehículos que ingresen a territorio estadounidense.

Hoy, el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, el demócrata Robert “Bob” Menéndez, dijo este jueves que espera que el proyecto de reforma migratoria se aprobado antes del receso.

Pero a pesar de la urgencia integrantes demócratas de la Comisión Judicial de la Cámara Baja discuten los pros y los contras del plan presentando. Los demócratas trajeron hoy una nueva carta a la mesa,  el E-Verify obligatorio podría ser devastador para la economía y especialmente para el sector agrícola si la medida no es parte de una reforma migratoria integral. Este y otros desacuerdos mantienen el proyecto estancado.

Por ejemplo, los representantes demócratas Zoe Logfren y John Conyers coincidieron en que  la verificación obligatoria imposibilitaría a numerosas empresas conseguir empleados suficientes en sectores que actualmente cuentan con mano de obra de indocumentados, como la agricultura.

Otras discusiones que atrasan el proceso son argumentos como los del senador republicano por Florida, Marco Rubio, quien dijo que luchará por instaurar un sistema biométrico que registre a los extranjeros que abandonen el país, luego de que un panel de la Cámara alta rechazara la disposición.

La enmienda requeriría un sistema biométrico, que utiliza tecnología como escaneo de iris y huellas dactilares, en cada punto de entrada a Estados Unidos antes de que los inmigrantes ilegales puedan pedir la "tarjeta verde" o residencia permanente.

En medio del debate en el Congreso, grupos pro inmigrantes critican que se exima de los beneficios a los miembros de pandillas. Y es que con que solo aparezca el nombre de una persona en una investigación no podría beneficiarse de la reforma.  Los Angeles Times dijo que en la lista pueden encontrarse personas solo por el hecho de que tengan tatuajes o un estilo particular de vestir.

La semana pasada el senador republicano, Chuck Grassle, presentó una enmienda  para aplazar la legalización de los indocumentados hasta que se compruebe que la frontera está 100% segura. Aunque fue rechazada.

La reforma migratoria en EE.UU. se discutirá en junioHaz clic para ver el video en Terra TV
La reforma migratoria en EE.UU. se discutirá en junio

Sin embargo, otra para que el gobierno tome en cuenta los datos de la seguridad a lo largo toda la frontera de más de 3.000 kilómetros con México, en lugar de solamente los puntos de cruce de "alto riesgo", fue aprobada con el respaldo de los demócratas.

Otra enmienda, del republicano Jeff Sessions de Alabama, para completar y duplicar la valla entre México y Estados Unidos, fue también derrotada, tras comprobarse que costaría más de 6.000 millones de dólares al Gobierno.

Debido al alto número de enmiendas, la ley se enfrenta a un largo debate en el Senado antes de pasar a la Cámara de Representantes, donde es muy probable que la mayoría republicana exija más restricciones.

Los beneficiados de la reforma

Los beneficiados de la reforma migratoria que se discute en el Senado serán aquellos indocumentados que llegaron a Estados Unidos antes del 31 de diciembre de 2011.

Sin embargo, hay algunas condiciones para alcanzar la residencia. Los aspirantes a obtener un estatus legal no pueden haber sido sentenciados por un delito ni Estados Unidos, ni en el extranjero.

Mientras, otras faltas menores, como tres incidentes de tránsito o vandalismo dificultarían la residencia. La ley también considera eliminar los beneficios para  aquellos que hayan votado ilegalmente, que tengan alguna enfermedad contagiosa o que tengan una moral “cuestionable”.

Pero aún cuando la persona cumpla con todos los requisitos para tener la residencia legal en el país, tendría que pagar una multa de 500 dólares por haber entrado o permanecido ilegalmente en el país, sumado al pago de impuestos atrasados. Solo con esto el solicitante podrá recibir un permiso provisional para estar en el país.

El permiso estaría  vigente seis años y puede extenderse por otra cuota de 500 dólares si el interesado no ha tenido problemas con las autoridades.

 Después de 10 años, es que el beneficiario podrá solicitar la residencia permanente siguiendo los mismos pasos que los inmigrantes que entraron legalmente. La solicitud de la visa de residencia cuesta 1,000 dólares actualmente.

Se cree que la reforma migratoria podría encontrar trabas en la Cámara de Representantes, pero al mismo tiempo muchos expertos coinciden en que ahora es cuando existen las circunstancias perfectas  para aprobarla. La prueba está en que un grupo de ocho congresistas demócratas y republicanos se sentaron a elaborar un plan de 844 páginas que busca poner fin al limbo en que se encuentran 11 millones de personas en el país.

Terra