EE.UU.

publicidad
14 de noviembre de 2012 • 08:03 PM • actualizado a las 09:38 PM

Correos entre Allen y mujer eran como 'teléfono erótico'

Jill Kelley sale de su casa en Tampa, Florida, el martes 13 de noviembre de 2012.
Foto: AP
 

Los correos electrónico que supuestamente intercambió con una mujer el general John Allen, responsable de las fuerzas de la OTAN en Afganistán, por los que está siendo investigado, eran como un "teléfono erótico", según indicaron este miércoles fuentes conocedoras del caso a la cadena Fox.

Obama suspende la designación de jefe de la OTANHaz clic para ver el video en Terra TV
Obama suspende la designación de jefe de la OTAN

Allen, de 58 años, está siendo investigado por supuestas "comunicaciones inapropiadas" con Jill Kelley, una de las mujeres involucradas en el supuesto triángulo amoroso que obligó a dimitir el pasado viernes como director de la CIA el general retirado David Petraeus.

El FBI investiga entre 20.000 y 30.000 documentos, la mayoría correos electrónicos intercambiados con Kelley, de 37 años, algunos de los cuales han sido calificados de "inapropiados", según recoge la prensa estadounidense.

Las fuentes indicaron a la cadena que esos correos eran más que simples "flirteos" con la mujer, conocida en los círculos militares de Tampa (Florida), y los compararon con un "teléfono erótico" por su contenido sexual explícito.

El escándalo que comenzó con la renuncia de Petraeus, tras reconocer que mantenía una relación fuera del matrimonio con Paula Broadwell, su biógrafa, salpicó esta semana también a Allen, haciendo más complicada la trama.

Kelley, amiga de la familia Petraeus, denunció a un amigo del FBI que estaba recibiendo correos electrónicos amenazantes que resultaron provenir de Broadwell, supuestamente celosa, lo que llevó a descubrir el amorío de Petraeus.

Allen, casado y padre de dos hijas, iba a comparecer esta semana en el Congreso para su confirmación como comandante supremo aliado para Europa de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), pero tras el escándalo su nombramiento ha quedado en suspenso.

Terra Terra/EFE