EE.UU.

publicidad
12 de agosto de 2012 • 08:45 PM • actualizado a las 10:45 PM

Dudas en medio de nueva fase campaña republicanos Romney y Ryan

El candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Mitt Romney, y el congresista Paul Ryan, a quien escogió como candidato a la vicepresidencia, saludan a partidarios en Waukesha, Wisconsin.
Foto: Shannon Stapleton / Reuters en español
 

La campaña presidencial del republicano Mitt Romney adoptó el domingo un tono optimista, cuando Romney y su escogido como candidato a la vicepresidencia, Paul Ryan, sintieron el apoyo de una multitud que los aclamó en Carolina del Norte.

Los actos de campaña, iniciados con un evento en un centro de entrenamiento de NASCAR, mostraron la inyección de energía lograda por la selección que hizo Romney del congresista de Wisconsin como su compañero para la campaña.

Al ex gobernador de Massachusetts le ha sido difícil superar los ataques de los demócratas al presentarlo como un ex ejecutivo millonario que no puede vincularse con los estadounidenses de clase media.

"Podemos quedarnos en la senda desesperada en la que estamos", dijo Ryan durante un evento en Mooresville. "O podemos cambiarlo y regresar a este país al camino correcto", agregó.

Horas antes en Virginia, donde Romney lo presentó como el número 2 en la papeleta republicana, Ryan, de 42 años y presidente de la comisión de Presupuesto de la Cámara de Representantes, le dijo a la prensa que entrar en la campaña presidencial era "muy emocionante. Vamos a ganar esta campaña. Tenemos el viento a nuestro favor".

Romney, de 65 años, se mostró aliviado de tener un compañero con el que poner fin a lo que llamó la dinámica "dos contra uno" de la carrera, con el presidente Barack Obama y el vicepresidente Joe Biden, por un lado, y Romney en el otro.

Pero también fue evidente que elegir a Ryan -reconocido por su radical plan de presupuesto para reducir el gasto y la deuda del Gobierno con la rebaja de impuestos y modificando al Medicare y a otros programas sociales- va a levantar una serie de escollos para la campaña de Romney de cara a la elección del 6 de noviembre.

Al elegir a Ryan, Romney se adscribe al controvertido plan de presupuesto del congresista de Wisconsin. Los demócratas afirman que el plan de Ryan desmantelaría los populares programas sociales que asisten a las personas mayores y pobres.

También sugiere que Romney se enfrenta a una tarea compleja e intensa durante la carrera a la Casa Blanca: pedirle a los estadounidenses que consideren preguntas duras acerca del futuro del Medicare, el programa de seguros de salud apoyado por el Gobierno para las personas ancianas, y una serie de otros programas amenazados por un gasto descontrolado.

EL PLAN DE ROMNEY

En elecciones previas, los deseos de un candidato de evitar discusiones impopulares con los estadounidenses no han ido bien.

En 1984, el demócrata Walter Mondale recalcó la necesidad de impuestos más altos y perdió ante el republicano Ronald Reagan.

El domingo, el presidente de la Comisión Nacional Republicana, Reince Priebus, declaró que la campaña de Romney era veraz con los estadounidenses sobre el futuro fiscal de la nación y dijo que el equipo de Obama estaba más interesado en atacar a Romney.

Pero el equipo de campaña de Romney reiteró que su candidato propondría su propio plan fiscal, lo que sugeriría que no querrían que el ex gobernador de Massachusetts estuviera atado a todo en el plan presupuestario de Ryan.

El plan de Ryan propone terminar con el beneficio garantizado en el Medicare y reemplazarlo con un sistema que entregue vales a los destinatarios para pagar por seguros de salud.

Pero el riesgo de ese plan es que si los costos de salud suben más rápido que el valor de los vales, los usuarios (personas ancianas) tendrían que pagar la diferencia.

(Reporte adicional de Anna Yukhananov en Washington; Editado en Español por Ricardo Figueroa)

Reuters en español Reuters - Esta publicación incluye información y datos que son de propiedad intelectual de Reuters. Queda expresamente prohibido su uso o el de su nombre sin la previa autorización de Reuters. Reservados todos los derechos.