publicidad
30 de junio de 2012 • 08:24 AM • actualizado a las 08:26 AM

Holder se salva de ser enjuiciado por 'Rápido y Furioso'

En esta fotografía de archivo del 12 de junio de 2012, se ve al secretario de Justicia estadounidense, Eric Holder al testificar en el capitolio en Washington.
Foto: AP
 

El Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció el viernes que no procesará al secretario de Justicia, Eric Holder, por la retención de documentos relativos a la operación "Rápido y Furioso", que le valió el jueves la censura de la Cámara de Representantes.

Cmte. poised for contempt vote against HolderHaz clic para ver el video en Terra TV
Cmte. poised for contempt vote against Holder

 El subsecretario de Justicia de EE.UU., James Cole, aseguró que la negativa de Holder a entregar documentos clasificados "no constituye un delito" debido a que se amparó en el privilegio ejecutivo invocado por el presidente Barack Obama para no divulgar las páginas reclamadas sobre la operación que permitió el tráfico ilegal de armas a México en 2009.

 "El Departamento ha determinado que la respuesta del fiscal general a la citación judicial emitida por el Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental (de la Cámara) no constituye un delito", dijo Cole en una carta dirigida al presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner.

 "Por tanto, el Departamento no llevará la citación de censura por desacato aprobada en el Congreso ante un jurado de acusación ni tomará ninguna otra acción para perseguir al fiscal general (Holder)", añadió.

 El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, descartó también cualquier acción contra Holder, al indicar que "no habrá acusación en estas circunstancias".

 "Hay un principio establecido, que data del Gobierno de Ronald Reagan, de que el Departamento de Justicia no abre un proceso en un caso por desacato cuando el presidente ha ejercido el privilegio ejecutivo", dijo Carney a los periodistas desde el avión que llevaba a Obama a Colorado.

 El privilegio ejecutivo, invocado por primera vez por Obama en este caso el pasado 20 de junio, establece que el poder Ejecutivo no puede ser obligado por el Legislativo a revelar comunicaciones y documentos confidenciales si con ello se puede ver perjudicado el funcionamiento de la Casa Blanca.

 La negativa del Departamento de Justicia a denunciar a su jefe conducirá probablemente a los congresistas republicanos que reclaman los documentos a llevar el caso ante un tribunal civil, donde sí podría librarse una larga batalla.

 De hecho, la Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó el jueves dos medidas de censura contra Holder, una de carácter penal y otra por desacato "civil", que es la que tiene más posibilidades de continuar activa y enfrentando a la Casa Blanca y los legisladores republicanos.

 Ese voto mereció a Holder la primera censura impuesta a un Secretario de Justicia en activo en la historia de EE.UU., en relación con la operación dirigida por la Oficina para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF, por su sigla en inglés) y que permitió el trasiego ilegal de unas 2.000 armas a México.

 La ATF, que depende del Departamento de Justicia, le perdió el rastro a esas armas, que fueron a parar a manos criminales. Se calcula que unas 1.400 armas aún no han sido recuperadas.

Agencias Terra