EE.UU.

publicidad
26 de noviembre de 2012 • 08:37 AM

Millones vuelven a sus hogares tras el fin de semana largo

El buen clima contribuyó a un fin de semana sin complicaciones para los millones que regresaron a sus hogares, especialmente en los aeropuertos.
Foto: Getty Images
 

Los viajeros que regresaban el domingo a casa tras el fin de semana largo por el Día de Acción de Gracias tuvieron otro motivo para estar agradecidos: un clima favorable y pocas demoras aeroportuarias en lo que típicamente es el día de tránsito más intenso del año.

Aunque iban colmados los autobuses, trenes y aviones, los viajes se efectuaban al parecer sin contratiempos mientras millones de personas regresaban a sus casas tras pasar la celebración con sus familias y amigos.

Los expertos habían pronosticado un ligero incremento con respecto al año anterior en el número de personas que viajarían este fin de semana largo por el Día de Acción de Gracias.

Según las proyecciones, unos 43,6 millones de estadounidenses se desplazarían 80,5 kilómetros (50 millas) o más del miércoles al domingo, la mayoría en sus vehículos y una cifra menor en avión, según el análisis anual de la AAA.

Mauro Scappa, su esposa, Chris, y sus dos hijos figuran entre los que optaron por no viajar en avión. Se habían hecho a la idea de la demora mientras esperaban en la Estación Penn en Nueva York para tomar el tren de regreso a Washington que los deja cerca de su casa en Falls Church, Virginia. Sin embargo, el tren llegó a su hora el domingo.

"Definitivamente queríamos evitar el aeropuerto en el fin de semana del Día de Acción de Gracias", señaló Scappa.

Renee Kerns, su esposo, Mike, y los dos hijos de ambos se marcharon 30 minutos antes de lo usual para tomar el vuelo de regreso a California.

Pensaron que habría filas largas en el Aeropuerto Internacional Dulles de la zona de Washington, pero pasaron por seguridad en 10 minutos y se encontraron con más de una hora de anticipación en su terminal para tomar el vuelo de las 8:30 a Oakland, California.

"Estuvo bien", dijo Renee Kerns en referencia a su paso por el puesto de control. Su esposo agregó: "Todo fue fácil, pero ahora estamos muy temprano".

Gracias al clima seco y cielos principalmente despejados no hubo demoras en los aeropuertos internacionales de O'Hare y Midwai en Chicago, según ambas instalaciones.

Leonard Reddick, de 29 años, quien trabaja en la General Motors, esperó un autobús en el centro de Chicago para regresar a Flint, Michigan.

Reddick viajó en el Día de Acción de Gracias para visitar a su hermana en la zona de Chicago. Dijo que hace así para evitar las aglomeraciones de la víspera. También manifestó satisfacción por la tarifa de 84 dólares el viaje, ida y vuelta.

Los decenas de millones de viajeros en el feriado incluyeron a unos cuantos miles de usuarios del Megabus, la red ultrabarata entre ciudades que es popular entre estudiantes y la clase creativa.

Los viajeros encontraron el domingo en la mañana una densa niebla en la Estación de Union en Los Angeles, pero el fenómeno al parecer no causó problemas.

Mike Lansing, de 63 años, y su esposa, Kay, de 60, decidieron tomar el servicio ferroviario Amtrak por primera vez para regresar a su casa en la bahía de San Francisco ante los altos precios de la gasolina. Ambos pasaron una semana en Los Angeles con su hija, yerno y un nuevo nieto.

Agencias Terra Terra