publicidad
09 de enero de 2013 • 09:51 PM

Obama podría usar órdenes ejecutivas para restringir armas

El vicepresidente estadounidense, Joe Biden, explicó que el objetivo del Gobierno de Obama es tratar de evitar más ataques como la masacre del mes pasado en una escuela primaria de Connecticut.
Foto: Getty Images
 

El vicepresidente estadounidense, Joe Biden, dijo el miércoles que la Casa Blanca planea actuar rápidamente para frenar la violencia con armas y analizará todas las opciones, incluso órdenes ejecutivas que no necesitarían la aprobación del Congreso.

El objetivo del Gobierno es tratar de evitar más ataques como la masacre del mes pasado en una escuela primaria de Connecticut.

Iniciando una serie de reuniones en la Casa Blanca sobre la violencia con armas, Biden dijo que el Gobierno trabajaría con los partidarios del control de armas y los defensores de los derechos de posesión de armamento para lograr un consenso político sobre las restricciones.

Biden aclaró, sin embargo, que el presidente Barack Obama está preparado para actuar por sí mismo si fuese necesario.

"No vamos a quedar atrapados por la noción de que a menos que hagamos todo no vamos a hacer nada, es de vital importancia que actuemos", dijo Biden, quien el jueves se reunirá con grupos partidarios de la posesión de armas que incluyen a la Asociación Nacional del Rifle (NRA), que dice tener 4 millones de miembros y es el grupo de presión sobre armas más importante.

Biden, cuyo panel se formó después de que 20 niños y seis adultos fueron asesinados el 14 de diciembre por un hombre armado en una escuela primaria en Newtown, Connecticut, ha recibido instrucciones de Obama para presentar propuestas de políticas sobre armas antes de fines de enero.

El vicepresidente dijo que existe un consenso sobre "tres, cuatro o cinco" medidas relativas a la seguridad de las armas, pero no entregó más detalles.

"Hay órdenes ejecutivas, acciones ejecutivas que pueden llevarse a cabo", señaló Biden, agregando que Obama está consultando al Fiscal General, Eric Holder, sobre las posibles medidas.

Se espera que el grupo de Biden recomiende la reposición de una prohibición a las armas de guerra que el Congreso permitió que expirara en el 2004.

El diario Washington Post ha reportado que el grupo de Biden también buscará amplias restricciones que incluyen el seguimiento de las ventas y del movimiento de armas a través de una base de datos nacional y revisiones más estrictas sobre la salud mental de los posibles compradores de armas.

"DECIDIDO A ADOPTAR ACCIONES"

El tiroteo en la escuela de Connecticut ha movilizado a los activistas de ambas partes sobre el control de armas. En todo el país, las muertes inspiraron nuevos pedidos para que se adopten leyes más restrictivas sobre su venta y llevaron a los defensores de las armas a expresar su oposición.

Obama prometió poner el control de armas en lo más alto de su agenda después de que comience su segundo mandato el 20 de enero, pero el tema deberá competir con una serie de otras prioridades que incluyen un enfrentamiento sobre el presupuesto con los republicanos del Congreso.

Ha habido otras campañas por un mayor control de la venta de armas en los últimos años, pero tales esfuerzos suelen ser desviados por el influyente grupo de presión sobre las armas, que goza de un amplio respaldo entre los republicanos y de un significativo apoyo entre los demócratas también.

Pero ahora, "el presidente y yo estamos decididos a adoptar acciones", dijo Biden en una reunión el miércoles con víctimas de la violencia con armas y defensores del control de armamento.

Wal-Mart Stores, el mayor vendedor de armas en Estados Unidos, también participará en las reuniones del jueves en la Casa Blanca. Wal-Mart cambió su postura inicial de no enviar a un representante a la reunión con Biden para presentar la postura de la compañía.

"Hemos subestimado la expectativa de asistir a la reunión el jueves en persona, por lo que estamos enviando un representante adecuado para que participe", dijo el portavoz David Tovar.

Incluso si el Congreso no toma medidas, Obama podría emitir órdenes para mejorar las revisiones de antecedentes de los compradores de armas, prohibir las importaciones de cierto tipo de armamento y fortalecer la supervisión de los concesionarios.

Otras órdenes ejecutivas podrían mejorar la forma en que se comparte la información entre las agencias de orden y seguridad sobre las compras ilegales de armas, y mantener una base de datos sobre las ventas de armas por períodos más extensos.

Obama ha dicho que cree que la mayoría de los estadounidenses está a favor de la reposición de la prohibición a la venta de armas de tipo militar y de cargadores de municiones de alta capacidad, y de crear una ley que exija revisar los antecedentes de los compradores de armas antes de su venta.

Reuters Terra