EE.UU.

publicidad
14 de septiembre de 2012 • 11:54 AM • actualizado a las 05:44 PM

Obama recibió cuerpos de estadounidenses muertos en Libia

Barack Obama, durante la ceremonia de recepción de las víctimas de la embajada de EE.UU. en Libia.
Foto: AP

El presidente Barack Obama lanzó este viernes un mensaje de firmeza ante la violencia antiestadounidense que se ha extendido por los países árabes, durante la llegada de los cuerpos de los cuatro fallecidos el martes en Libia.

What is Your Idea for a Better Country?

"Su sacrificio nunca será olvidado, llevaremos ante la Justicia a aquellos que nos los arrebataron. Resistiremos la violencia en nuestras misiones diplomáticas", dijo el mandatario estadounidense en la base aérea Andrews, cerca de Washington.

"Seguiremos haciendo todo lo que esté en nuestro poder para proteger a los estadounidenses que trabajan en el extranjero, ya sea aumentando la seguridad en nuestros edificios diplomáticos, obrando con los países que tienen la obligación de asegurar la seguridad o diciendo sin tapujos que los que ataquen a norteamericanos tendrán que rendir cuentas", precisó el mandatario.

Los cuatro estadounidenses fallecidos el martes en Bengasi (este de Libia), durante el ataque al consulado estadounidense en una violenta manifestación provocada por un polémico filme antiislámico, eran el embajador Chris Stevens; Sean Smith, exmilitar de la Fuerza Aérea encargado de los servicios de comunicación en el consulado; y dos ex miembros de comandos de élite de la Marina, encargados de la seguridad.

Obama, que leyó un verso de la Biblia ("Nadie tiene un amor mayor que éste: que uno dé su vida por sus amigos"), afirmó que los cuatro "patriotas estadounidenses" amaban a su país.

"No abrazaron simplemente el ideal estadounidense. Lo vivieron, lo encarnaron, el coraje, la esperanza y sí, el idealismo por el que el verdadero estadounidense cree que podemos irnos de este mundo mejor que cuando llegamos", aseguró el presidente.

Por su parte, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, dijo que los pueblos de Egipto, Libia, Yemen y Túnez no cambiaron la tiranía del dictador por la de las masas.

Clinton calificó de "sin sentido" e "inaceptables" las muertes de los cuatro funcionarios estadounidenses.

"Hoy traemos a casa a cuatro estadounidenses que dieron sus vidas por nuestro país y nuestros valores", añadió la jefa de la diplomacia norteamericana ante familiares y amigos de los fallecidos.

"La gente razonable y los líderes responsables de estos países deben hacer todo lo posible para restablecer la seguridad y hacer responsables a aquellos que están detrás de los actos violentos", agregó Clinton.

Una bandera de Estados Unidos cubría los ataúdes con los restos de los funcionarios, que fueron llevados cada uno por siete marines desde el avión que los trasladó de Libia hasta la base aérea Andrews, mientras sonaba una música de fondo.

Washington ha condenado la difusión del filme pero ha asegurado no poder impedirla debido a la Primera Enmienda de la Constitución, que garantiza la libertad de expresión.

Al menos tres personas murieron en Túnez y un manifestante falleció en Sudán por las manifestaciones antioccidentales por una película que ridiculiza la vida del profeta Mahoma, que se reprodujeron en otros países de África y Asia.

AFP Terra