publicidad
28 de enero de 2013 • 02:15 AM

Ocho senadores proponen la regularización progresiva de indocumentados en EEUU

 

Ocho pesos pesados del Senado, entre ellos el republicano John McCain, desv este lunes un proyecto para regularizar y naturalizar de buen número de los 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos, según un documento comunicado a la AFP.

Fruto de una poco frecuente colaboración entre demócratas y republicanos, los ocho senadores desvelaron un proyecto de reforma de la inmigración, uno de los grandes temas del año para el presidente Barack Obama y a la vez para el Congreso.

El texto prevé "crear una vía estricta pero equitativa hacia la nacionalización de los inmigrantes indocumentados que viven hoy en día en Estados Unidos".

La apertura de dicha vía dependería de la preservación de la seguridad de las fronteras y de otras medidas de control de los flujos migratorios.

La iniciativa ilustra la carrera lanzada desde las elecciones de noviembre. Los republicanos parecen ahora conscientes de su retraso entre el electorado hispano.

Desde entonces, el tabú de la "amnistía" se ha roto en el partido: numerosas figuras han afirmado que es hora de reconocer que los millones de ilegales cumplen un papel económico importante en el país y resulta ilusorio seguir preconizando su expulsión.

"Estamos perdiendo de manera espectacular el voto hispano que deberíamos tener por diversas razones. Por eso tenemos que entender el porqué", dijo John McCain el domingo en declaraciones a la cadena ABC.

La publicación del documento por parte de los senadores, entre los que figura la estrella en auge de los republicanos, Marco Rubio, de origen cubano, llega en vísperas de un desplazamiento de Obama, el martes a Nevada, dedicado al tema de la inmigración.

Los contenidos reformistas avanzados por el presidente y este grupo de senadores difieren en el tono y en los detalles pero los dos conducen a la regularización de millones de inmigrantes.

Los senadores quieren multar a los indocumentados y tomarles las huellas digitales y no podrán ser regularizados si han cometido algún delito grave. Además deberán aprender inglés y demostrar que han trabajado.

Trascurrido un plazo, podrían obtener una tarjeta de residencia permanente ('green card'), que generalmente permite acceder a la nacionalidad al cabo de cinco años.

Quienes hayan llegado al país siendo menores de edad así como los trabajadores agrícolas podrían seguir una tramitación simplificada.

En agosto, Barack Obama ya había puesto en marcha un programa que permite a algunos menores obtener un permiso de trabajo de dos años, pero sin posibilidad de regularización definitiva.

Los senadores quieren atraer a los mejores y más inteligentes estudiantes del mundo. Con el nuevo dispositivo los estudiantes extranjeros que aprueben un máster o un doctorado en matemáticas, ingeniería, ciencias o tecnología en una universidad de Estados Unidos recibirían automáticamente 'green card'.

También se modificarían los cupos actuales para permitir la llegada de más mano de obra cualificada a Estados Unidos, sobre todo en el sector agrícola.

El último gran proyecto de regularización fracasó a finales de 2010, porque el Senado rechazó por poco un texto de la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.