publicidad
20 de febrero de 2013 • 07:13 PM

Presionan a Obama para que relaje relaciones con Cuba

Las medidas, que la Casa Blanca podría adoptar sin necesidad de acudir al Congreso, incluyen la provisión de licencias para la importación y exportación de bienes y servicios entre Estados Unidos y los empresarios privados en Cuba.
Foto: Getty Images
 

Dos prominentes centros de estudios recomendaron el miércoles al presidente Barack Obama relajar aún más las restricciones a Cuba para actualizar la política estadounidense tras cinco décadas de embargo a la isla.

El Grupo de Estudio sobre Cuba, que agrupa a empresarios y profesionales estudiosos de la situación en Cuba, y el Consejo de las Américas, que reúne a empresarios del continente, emitieron sendos reportes que coinciden en recomendar a la Casa Blanca adoptar medidas que amplíen el flujo de recursos e información al pueblo cubano.

Una tercera entidad, El Instituto Brookings, emitió el mes pasado una recomendación similar.

"Parece haber un consenso enorme entre importantes centros de estudios y otros grupos de que es importante ahora que el Ejecutivo adopte medidas adicionales que ayuden aún más a los cambios que ocurren en Cuba", dijo a reporteros Carlos Saladrigas, presidente del Grupo de Estudio sobre Cuba.

Las medidas, que la Casa Blanca podría adoptar sin necesidad de acudir al Congreso, incluyen la provisión de licencias para la importación y exportación de bienes y servicios entre los Estados Unidos y los empresarios privados en Cuba.

El presidente cubano Raúl Castro ha adelantado una serie de reformas y programas para actualizar el modelo económico de la isla, cuyo objetivo fundamental es mejorar la eficiencia y reducir la burocracia, sin perder la impronta socialista o el fuerte control estatal sobre la economía.

Durante su primer mandato, Obama eliminó restricciones sobre la cantidad de visitas que los cubano-estadounidenses pueden realizar a Cuba y sobre la cantidad de dinero que pueden enviar como remesas. También facilitó a los estadounidenses la obtención de licencias para visitar la isla a través de intercambios religiosos, culturales y educativos, aunque el turismo sigue prohibido.

Pero el gran obstáculo para un mejoramiento de la relación bilateral es el encarcelamiento en Cuba del estadounidense Alan Gross, quien cumple una sentencia de 15 años por crímenes contra la seguridad de Estado.

La Habana insiste en que Gross solo será liberado si Washington considera liberar los cinco agentes cubanos encarcelados en Estados Unidos.

Estados Unidos impuso a Cuba un embargo comercial en 1962. Las dos naciones no mantienen relaciones diplomáticas formales.

 

 

 

AP Terra