EE.UU.

publicidad
26 de julio de 2012 • 04:57 PM • actualizado el 27 de julio de 2012 a las 09:02 PM

Mitt Romney no cayó bien en Londres

El aspirante presidencial republicano Mitt Romney, en Londres, el jueves 26 de julio.
Foto: Charles Dharapak / AP

El destacado viaje al extranjero del candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Mitt Romney, tuvo un difícil comienzo el jueves, cuando fue forzado a clarificar un comentario visto como una crítica a los preparativos de Londres para los Juegos Olímpicos que él llegó a celebrar.

Romney irritó a los británicos antes de su visita cuando pareció sugerir en una entrevista con la televisión estadounidense que Londres no estaba lista para los Juegos, cuya ceremonia de apertura será el viernes.

"Es difícil saber qué tan bien resultará. Hay algunas cosas que fueron desconcertantes", dijo Romney a NBC cuando le pidieron que analizara la gestión olímpica de Londres.

Romney mencionó la amenaza de una protesta de funcionarios de aduanas e inmigraciones. "Eso obviamente no es algo que sea estimulante".

Los comentarios fueron aprovechados por los medios y el primer ministro David Cameron defendió el manejo británico de los Juegos, luego de que fuera forzado a desplegar tropas extras para reforzar la seguridad y cubrir un déficit dejado por un contratista privado.

"Tendremos unos Juegos Olímpicos en una de las ciudades más ajetreadas, más activas y de mayor movimiento en todo el mundo. Obviamente, es más fácil si tienes unos Juegos Olímpicos en medio de la nada", dijo Cameron el jueves.

Los comentarios, en respuesta a una pregunta sobre los problemas de transporte público antes de los Juegos, podrían tener una incómoda lectura para Romney, quien le ha dado importancia a su historia como el hombre que salvó los Olímpicos de Invierno en Salt Lake City 2002.

"Hablamos sobre el gran progreso que se ha hecho en la organización de los Juegos", dijo Romney tras reunirse con Cameron.

"Mi experiencia como organizador de un Juegos Olímpico es que siempre hay algunas pequeñas cosas que acaban yendo no tan bien se ponen en orden", dijo.

Pero los comentarios marcaron un comienzo poco auspicioso. El alcalde de Londres, Boris Johnson, se sumó a la disconformidad por los comentarios de Romney cuando se dirigió a una multitud en Hyde Park, un recinto olímpico en el centro de Londres.

"Escucho que hay un tipo llamado Mitt Romney que quiere saber si estamos listos. El quiere saber si estamos listos. ¿Estamos listos? ¿Estamos listos? Sí, sí lo estamos", exclamó.

Terra