EE.UU.

publicidad
14 de abril de 2013 • 10:46 AM • actualizado a las 11:16 AM

Senador Rubio: ‘la reforma migratoria no es un premio’

"No estamos premiando nada. Es el mismo proceso legal (para ganar la ciudadanía) y a cambio de todo eso, vamos a tener las medidas de seguridad más exigentes hasta ahora en el país", aseguró el senador Rubio.
Foto: Getty Images

El senador republicano Marco Rubio, uno de los autores de una iniciativa de reforma migratoria integral en Estados Unidos, negó este domingo que el proyecto signifique un premio para los más de once millones de indocumentados en el país.

El proyecto de reforma migratoria, que ha fracasado en varias ocasiones en la última década, será previsiblemente presentado esta próxima semana en el Congreso, confirmaron recientemente varios integrantes de un grupo de ocho senadores que han coescrito el texto, entre los cuales está Rubio.

"No estamos premiando nada. Es el mismo proceso legal (para ganar la ciudadanía) y a cambio de todo eso, vamos a tener las medidas de seguridad más exigentes hasta ahora en el país", aseguró Rubio en una entrevista a la televisora ABC.

Rubio hizo referencia así al aspecto más controvertido de la ley, la legalización de más de once millones de indocumentados ya presentes en el país y sobre si esas personas merecen la ciudadanía.

El proyecto ha sido negociado durante más de dos meses por cuatro republicanos y cuatro demócratas, pero aun debe ganar la aprobación del resto del Senado y de la Cámara de Representantes, antes de llegar a la mesa del presidente Barack Obama.

Al ser preguntado sobre los detalles de esa legalización, Rubio explicó que los peticionarios deberán esperar diez años antes de poder pedir la residencia o "tarjeta verde", como sucede con el resto de inmigrantes legales.

El senador republicano cubanoestadounidense no aludió a la ciudadanía, una condición que exigen los demócratas que copatrocinan el proyecto.

"La alternativa que hemos creado va a ser más larga y más cara" puesto que los indocumentados en el país deberán pagar una multa e impuestos, enfatizó el republicano, que es considerado una de las estrellas del ala conservadora del Partido Republicano, el Tea Party.

El proyecto en la actualidad "no concede nada, solo permite" una vía a la ciudadanía, insistió Rubio.

Los demócratas y las organizaciones de defensa de los inmigrantes exigen que la ciudadanía sea un hecho al final del recorrido de legalización de los indocumentados, mientras que algunos conservadores, en especial en la Cámara de Representantes bajo mayoría republicana, consideran que esos ilegales no deberían obtenerla.

AFP Terra