EE.UU.

publicidad
08 de noviembre de 2012 • 11:15 AM • actualizado a las 02:20 PM

Sentencian al atacante de Gabrielle Giffords

Jared Loughner se declaró el martes culpable de atacar a tiros a un grupo de personas en un acto político, con resultado de seis muertos y 13 heridos, incluida su objetivo, la entonces legisladora Gabrielle Giffords.
Foto: Getty Images

Jared Loughner, el hombre de Arizona que se declaró culpable de intento de asesinato contra la congresista Gabrielle Giffords, fue sentenciado a cadena perpetua este jueves.

Loughner se declaró el martes culpable de atacar a tiros a un grupo de personas en un acto político, con resultado de seis muertos y 13 heridos, incluida su objetivo, la entonces legisladora Gabrielle Giffords.

Al declararse culpable evitó la pena de muerte y la asumió poco después de que un juez federal determinara que el acusado estaba apto para afrontar juicio tras de que fuera sometido varios meses a medicación obligatoria para tratarle la esquizofrenia.

En un momento, el juez Larry A. Burns preguntó a Loughner si comprendía los cargos presentados contra él y que el gobierno necesitaba sentenciarlo. “Sí, lo comprendo”, contestó Lughner, de 23 años y quien tiene estudios universitarios inconclusos.

El juez dijo que Loughner era ya una persona distinta, con capacidad para colaborar con su defensa. Burns señaló que tras observar a Loughner en el tribunal “no le quedaba duda de que (el acusado) es consciente de lo que sucede hoy”.

Lo acontecido en la audiencia complació a algunas de las víctimas, como Giffords, ya que se evitará un juicio largo y posiblemente traumático, así como años de controversias judiciales en torno a la pena de muerte.

“Son incalculables el dolor y las pérdidas derivadas de los sucesos del 8 de enero de 2011”, expresó Giffords en una declaración conjunta con su esposo, Mark Kelly. “Evitar un juicio nos permitirá continuar con nuestra recuperación, y esperamos lo mismo para toda la comunidad del sur de Arizona”.

Los expertos concluyeron que Loughner sufre esquizofrenia, en tanto que las autoridades de una prisión federal lo sometieron durante más de un año a tratamiento forzoso con medicamentos psicotrópicos.

Duranre la audiencia del martes, la psicóloga Christina Pietz, asignada por la corte, rindió testimonio durante una hora y señaló que a su parecer, Loughner ya está apto para afrontar el juicio. Loughner escuchó tranquilamente sin inmutarse. Tenía los brazos cruzados sobre el abdomen, estaba un poco reclinado hacia adelante y miraba fijamente a Pietz.

AP Terra