EE.UU.

publicidad
27 de septiembre de 2013 • 03:30 PM

Siria: tres vetos de Rusia y China desde el inicio del conflicto

Rusia y China han usado en tres oportunidades su veto a proyectos occidentales de resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Siria desde el inicio del conflicto en marzo de 2011.

Moscú y Pekín tienen derecho a veto en el Consejo, como sus tres otros miembros permanentes --Estados Unidos, Francia, Reino Unido. El Consejo cuenta con otros 10 miembros no permanentes, que rotan cada año.

El Consejo de Seguridad debería adoptar la noche del viernes una resolución sobre el desmantelamiento del arsenal químico sirio, tras un acuerdo entre Moscú Y Washington.

Rusia y China bloquean un proyecto de resolución de las potencias occidentales amenazando al régimen sirio de "medidas precisas" por la sangrienta represión de manifestaciones.

Nueve países votaron a favor de la resolución. Sudáfrica, India, Brasil y Líbano se abstuvieron.

Según el embajador de Francia en la ONU, Gérard Araud, se hicieron todos los esfuerzos para encontrar un compromiso desde el inicio de las discusiones en mayo. Rusia, aliado de Damasco, juzgó entonces "inaceptable" la última versión del texto, pese a habérsele quitado una referencia directa a sanciones.

Moscú propuso su propio proyecto de resolución, que señalaba la necesidad de un diálogo político y enfocaba la presión más sobre la oposición que sobre el gobierno.

Nuevo veto ruso-chino a un proyecto de resolución presentado por las potencias occidentales y países árabes y condenando la sangrienta represión en Siria. Los otros 13 países del Consejo de Seguridad votaron a favor del texto.

El proyecto manifestaba el "apoyo sin reservas" del Consejo de Seguridad al plan de la Liga Árabe para conseguir una transición democrática y denunciaba "violaciones flagrantes y generalizadas" de los derechos humanos cometidos por el gobierno.

El veto provocó la indignación del mundo árabe, de Occidente y en el seno de la oposición, tanto más porque fue puesto unas horas después de un bombardeo en Homs que dejó más de 230 muertos según la oposición.

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, acusó a Moscú y Pekín de "compartir la responsabilidad de los horrores que se producían en Siria".

Moscú y Pekín votan por tercera vez contra una resolución occidental que amenaza a Damasco con sanciones. La resolución consiguió 11 votos a favor, 2 en contra y dos abstenciones (Pakistán y Sudáfrica).

El proyecto, propuesto por Francia, Estados Unidos, Alemania, Portugal y Reino Unido, subía de tono la amenaza con sanciones económicas contra Damasco si las fuerzas sirias no cesaban de utilizar sus armas pesadas contra la oposición en un plazo de 10 días.

El embajador ruso Vitali Tchourkine se defendió explicando que el proyecto "abre la vía" a una intervención militar. Una afirmación respondida por los occidentales que recordaron que el texto hablaba solamente de sanciones económicas.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.