Elecciones Presidenciales 2012

publicidad
06 de septiembre de 2012 • 05:59 PM

Activistas hispanos insatisfechos con convención demócrata

La periodista televisiva Cristina Saralegui abraza a la activista dreamer Benita Veliz en la Convención Demócrata en Charlotte, Carolina del Norte. A pesar del papel destacado que dieron a los latinos en la convención y las promesas de una reforma inmigratoria, un sector de activistas se declararon insatisfechos porque continúan las deportaciones.
Foto: J. Scott Applewhite / AP
 

Pese al papel destacado de la comunidad hispana en la Convención Nacional Demócrata, incluida una inmigrante indocumentada, con el fin de contar con el apoyo de este grupo para la reelección del presidente Barack Obama, algunos activistas proinmigrantes se mostraron insatisfechos por el hecho de que las deportaciones no han cesado.

Cecilia Muñoz: Obama ha luchado más por el migrante que ningún otroHaz clic para ver el video en Terra TV
Cecilia Muñoz: Obama ha luchado más por el migrante que ningún otro

¿Cuál es tu idea para un mejor país?

No obstante, voces demócratas replicaron que, si bien la plataforma partidaria no entra en detalles, es indudable que Obama, de ser reelegido, buscará una reforma integral del sistema migratorio.

Varios de los 40 inmigrantes sin documentos que viajaron durante seis semanas desde Phoenix hasta esta ciudad para coincidir con la convención de tres días, expresaron a AP su escepticismo incluso con la intervención en horario estelar que realizó la víspera la mexicana Benita Veliz para exponer los argumentos a favor del Dream Act.

Ireri Unzueta Carrasco, una mexicana de 25 años a quien sus padres llevaron sin autorización a Chicago a la edad de siete, sostuvo que Veliz "realmente no dijo mucho. Qué bueno que la dejaron hablar, pero es un lip service (una declaración de la boca para afuera) para la comunidad, porque todavía siguen las deportaciones. Hablar en un podio no va a cambiar la realidad".

Unzueta es una de las 40 pasajeras del Undocubus, una iniciativa de la organización activista No Papers, No Fear (Sin Papeles, Sin Miedo), que desde el 28 de julio han visitado varias ciudades estadounidenses para retar al presidente Barack Obama a que decida cuál prefiere que sea su legado como presidente: el que apoya a los inmigrantes no autorizados o el que ha realizado más deportaciones que nunca.

Eleazar Castellanos, un jornalero mexicano de 45 años que reside desde hace 16 en Tucson sin documentos migratorios, señaló que la plataforma aprobada por el pardido demócrata "está bien, pero yo sólo me daré por satisfecho si paran las deportaciones hoy".

Castellanos se quejó de que el movimiento conocido por los Dreamers busca legalizar solamente a universitarios menores de 30 años, pero "deja fuera a amas de casa, jornaleros y una gran cantidad de personas sin documentos".

El Dream Act es un proyecto de ley que allanaría un camino a la ciudadanía a los hijos de inmigrantes que viven en Estados Unidos sin permiso legal en caso de que terminen sus estudios universitarios.

Recibió la sanción de la cámara baja en diciembre de 2010, pero no obtuvo los votos necesarios en el Senado, por lo que Obama anunció en junio una serie de medidas para suspender temporalmente las deportaciones de algunos jóvenes que fueron traídos por sus padres de manera irregular cuando eran niños.

Demócratas siguen tras el apoyo latino

Los demócratas esperan animar a la mayor cantidad de votantes latinos, un electorado clave para las aspiraciones reeleccionistas de Obama, quien obtuvo el 61% del voto sectorial en 2008 pero ha enfrentado críticas de la comunidad hispana durante sus cuatro años de mandato por no lograr la reforma migratoria integral que prometió en su campaña y por alcanzar un promedio sin precedentes de 400.000 deportaciones anuales.

Sondeos recientes le conceden a Obama una amplia ventaja frente a su rival republicano Mitt Romney, en cuanto a intención de voto entre hispanos.

La plataforma demócrata, una hoja de ruta para una potencial reelección de Obama, se manifestó a favor de una reforma migratoria integral y de la aprobación de un proyecto de ley que suspenda permanentemente las deportaciones de algunos inmigrantes traídos sin autorización a Estados Unidos durante su niñez.

La legisladora estatal por Colorado Crisanta Durán, vicepresidenta de la comisión encargada de redactar la plataforma demócrata, aseguró que el documento aprobado en la convención nacional no deja lugar a dudas de que el presidente Barack Obama buscará una reforma migratoria integral en caso de ser reelegido y que está a favor de los hispanos.

"No tengo idea cómo alguien puede decir que los demócratas no estamos a favor de la reforma migratoria, especialmente después de que el presidente anunciara suspender las deportaciones de algunos inmigrantes, algo que nadie había hecho", dijo a AP. "Si eso no es ser serio sobre inmigración, no sé qué lo sería".

José Zapata Calderón, un delegado que asistió a la convención como uno de los 610 delegados por California, admitió a AP que hubiera preferido ver más detalles en la plataforma demócrata, como mención específica a la necesidad de poner fin a programas de control migratorio como Comunidades Seguras o 287g, que permiten a las autoridades locales indagar y reportar a las autoridades de inmigración sobre el estatus de las personas detenidas en cualquier centro de reclusión.

"Hay una diferencia entre la mención (en el documento) y la realidad, eso es lo que ellos están diciendo", dijo el profesor en Sociología de Pitzer College refiriéndose a los activistas.

"Mantener la presión con protestas es importante, pero al mismo tiempo tenemos que inscribir a nuevos votantes que elijan a líderes capaces de aplicar las mejores políticas. Hoy marchamos, pero mañana votamos", agregó. "Pero también sabemos que con Obama tenemos más apoyo y receptividad. La plataforma republicana los llama 'inmigrantes ilegales' y los criminaliza".

La plataforma republicana aprobada la semana pasada en Tampa propuso endurecer los controles a la inmigración, terminar de construir el muro fronterizo con México y negar derechos —salvo el de la "autodeportación"— a los inmigrantes que no tienen permiso legal para estar en el país.

Laura Lichter, presidenta de la Asociación Estadounidense de Abogados Migratorios (AILA por sus siglas en inglés), explicó que no debe interpretarse la ausencia de detalles sobre inmigración en la plataforma demócrata como una falta de interés, porque tampoco hay detalles en otros temas.

"La falta de detalles solo indica que hay varias maneras de alcanzar la misma solución, y queda por definir cuál podrá seguirse", indicó la experta, quien prefiere que los "políticos se limiten a fijar posición de manera general, y que sean los expertos quienes luego redacten leyes teniendo en cuenta sus consecuencias legales".

AP AP - The Associated Press. Todos los derechos reservados.

Este material no puede ser copiado, transmitido, reformado o redistribuido.
Terra Terra