Elecciones Presidenciales 2012

publicidad
26 de septiembre de 2012 • 02:32 PM

Acusan al Tea Party de frenar el voto latino

Se estima que unos diez millones de hispanos podrían no votar en noviembre.
Foto: Getty Images
 

Varias organizaciones de preservación de los derechos democráticos acusaron hoy al movimiento ultraconservador Tea Party de promover presuntas restricciones en el acceso al voto de la comunidad hispana en Estados Unidos.

¿Sabías que el voto no es directo?

En una teleconferencia titulada "Dejen de suprimirnos el voto", seis activistas en cuestiones de inmigración y derechos civiles coincidieron en señalar los aparentes esfuerzos que, desde algunos sectores del conservadurismo estadounidense, se están llevando a cabo para frenar el voto hispano.

La conferencia telefónica tuvo lugar después de que ayer se hiciera público un informe del grupo cívico "Advancement Project" según el cual, debido a las barreras legales existentes en 23 estados, más de 10 millones de latinos podrían ser privados de su derecho al voto el próximo 6 de noviembre.

Este hecho supone, para el director ejecutivo de la organización latina PresenteAction, Arturo Carmona, "la mayor amenaza a la integración latina y a la democracia de Estados Unidos en su historia reciente".

En su intervención, Carmona no dudó en calificar estas barreras de "ataques" del Tea Party a la comunidad hispana y aseguró que este movimiento se rige por una clara "agenda antilatina", que, a su vez, encuentra espacios de colaboración con las autoridades de los distintos estados.

"Esto está sucediendo en Colorado, Florida y otros estados que, presuntamente, van a jugar un papel clave en las elecciones presidenciales", sentenció el director de PresenteAction.

La investigadora y coautora del proyecto Voting Rights Watch Aura Bogado ejemplificó cómo, supuestamente, el Tea Party influye en los gobiernos estatales para frenar el impacto del voto latino.

La activista explicó que el secretario de Estado de Kansas, Chris Kobach -republicano, cercano al Tea Party, y conocido por su activismo antiinmigración-, lideró una petición junto a otros secretarios de Estado para que se les diera acceso a una base de datos del Departamento de Seguridad Nacional sobre la entrada de extranjeros en el país.

Así, Kansas, Florida, Colorado, Nuevo México y Arizona lograron, según Bogado, acceso a estos datos, que usan para compararlos con los registrados en el padrón.

"Su idea es que los nombres que aparecen en la lista del Departamento de Seguridad Nacional, aunque también estén contenidos en el padrón, no corresponden a ciudadanos americanos y, por tanto, no pueden registrarse para votar", aseguró la investigadora del Voting Rights Watch.

Sin embargo, para Bogado, este sistema presenta "múltiples problemas", puesto que esta base de datos "no fue creada con este objetivo" y, por tanto, contiene muchas imprecisiones.

"Por ejemplo, alguien que en el pasado haya tenido una 'green card' aparece en la lista, aunque posteriormente haya adquirido la ciudadanía estadounidense", señaló.

Por su parte, el vicepresidente del Instituto para el Estudio y Educación en Derechos Humanos, Devin Burghart, se encargó de indicar las presuntas relaciones existentes entre el Tea Party y organizaciones antiinmigración.

"Hemos constatado un aumento significativo del activismo antiinmigración en el Tea Party en los últimos dos años", aseguró Burghart, quien reveló que muchos líderes antiinmigración "se han unido" al movimiento durante este tiempo.

"Uno de cada seis líderes antiinmigración de EE.UU. se encuentra en estos momentos en el Tea Party, que se ha convertido en un refugio para este tipo de posicionamientos", sentenció.

La desinformación entre la comunidad latina sobre su derecho al voto fue otra de las cuestiones que se abordó en la conferencia, y George Lujan, miembro de Voting Rights Watch, aseguró haberse encontrado casos de ciudadanos hispanos "que creen que, por no haber ido a la escuela secundaria, no tienen este derecho".

Precisamente hoy se celebra el Día Nacional del Registro del Votante, con el objetivo de instar al mayor número posible de latinos a inscribirse para acudir a las urnas en noviembre.

Agencias Terra