Elecciones Presidenciales 2012

publicidad
11 de octubre de 2012 • 09:33 AM • actualizado el 12 de octubre de 2012 a las 12:54 AM

Danville, sede del debate vicepresidencial por segunda vez

El debate será a esta noche, en Danville, Kentucky.
Foto: AP
 

Apenas supera los 16.000 habitantes, pero Danville ya demostró en 2000 que sabe organizar un debate vicepresidencial, y buscó el juves mejorar esa marca con una nueva imagen en la que, por primera vez, hay un toque de "bourbon".

Sigue aquí el blog en vivo esta noche

Las calles de esta pequeña localidad de Kentucky exhiben macetas con flores recién podadas, olían a pintura fresca y mostraban, por todas partes, carteles con el lema "Thrill in the 'Ville II (Emoción en (Dan)'Ville II)" que promocionaban el debate de entre el vicepresidente Joe Biden y su rival republicano, Paul Ryan.

El ambiente recordaba que el Centre College de Danville, una universidad en la que estudian apenas 1.340 estudiantes, ya acogió un debate vicepresidencial, el de 2000 entre el entonces "número dos" republicano, Dick Cheney, y el congresista demócrata Joe Lieberman, que más tarde se hizo independiente.

Mucho cambió desde entonces: los atentados del 11 de septiembre de 2001 "cambiaron el mundo" y han sembrado el pueblo de "muchas vallas y barreras de cemento" que no estaban hace doce años, explicó a Efe el director de comunicaciones de Centre College, Michael Strysick.

Pero quizá la evolución más peculiar en todo este tiempo en esta localidad del corazón de EE.UU. es el fin de la "ley seca" que impedía la venta de alcohol en cualquier negocio de la ciudad hasta 2003, cuando los restaurantes con capacidad para más de 100 comensales obtuvieron licencia, la cual se expandió en marzo de 2010 a bares y tiendas.

Mary Robin Spoonemore aprovechó ese mismo año para abrir un local que recopila los mejores "whiskey bourbon" típicos de Kentucky, y un bar adyacente que estos días prepara los cócteles más cotizados de la ciudad: el "Presupuesto de Ryan" y la "Lengua de Biden", en honor a dos de las características más conocidas de los contrincantes.

"Nos estamos riendo un poco de los dos bandos", dijo a Efe Spoonemore, que también ha creado un cóctel para los indecisos en las elecciones de noviembre: "dulce y con sólo un toque de alcohol".

Para esta empresaria, Danville se ha vuelto "un poco más cosmopolita" desde que acogió su primer debate en 2000; al menos algo más que muchos de los condados vecinos, que aún aplican la "ley seca", en algunas partes vigente desde los años 20 y prorrogada por votación tras el fin de la prohibición en 1935.

"No es que seamos una gran ciudad, pero las ventas de alcohol provocan que haya más demanda de comida por las noches, y eso da pie a otros negocios. Simplemente hay más cosas que hacer, ya no nos vamos a casa como hacíamos antes", apuntó.

La apacible Danville, elegida el año pasado por la cadena CNN como la cuarta mejor ciudad de EE.UU. para jubilarse, esconde el ruido de una ambiciosa universidad, que poco a poco consigue colarse en las clasificaciones de los mejores centros educativos del país, pero no logra convencer a todos los estudiantes que quisiera.

Centre College ha invertido 3 millones de dólares en renovar el Norton Center for the Arts, un auditorio con capacidad para poco más de 1.400 personas en el que hoy se verán las caras Biden y Ryan, y duplicar la capacidad del gimnasio que alberga la sala de prensa.

La publicidad que supuso el debate de 2000 ayudó al centro a recaudar 170 millones de dólares en donaciones, que sirvieron para "dotar de fondos las becas" y acoger más estudiantes sin recursos, apuntó Strysick. La expectativa es replicar ese "éxito".

Danville no es la primera ciudad que repite como organizadora de un debate, pero sí la más pequeña que lo hace, confirmó a Efe la directora ejecutiva de la Comisión de Debates Presidenciales (CPD, en inglés), Janet Brown.

"En una ciudad pequeña no puedes celebrar una convención de un partido, pero sí un debate. Y si consigues que toda la comunidad se involucre en estos debates, es una experiencia maravillosa", señaló.

La localidad recibe estos días a unos 50.000 visitantes, que han sobrecargado la capacidad hotelera en decenas de kilómetros a la redonda. Spoonemore confía en que su impresión sea positiva.

"Danville es técnicamente rural, pero en realidad tiene un poco la misma filosofía de mi tienda: queremos traer lo bueno de fuera para disfrutarlo en nuestra propia comunidad, sin el agobio de la gran ciudad. Esperamos que la gente lo aprecie", concluyó.

Terra Terra