Elecciones Presidenciales 2012

publicidad
13 de septiembre de 2012 • 03:10 PM

La política exterior se coló al centro de las campañas

Manifestantes protestan en Sanaa, Yemen, ebfurecidos por el video antiislámico.
Foto: AP

La política exterior, ausente en las campañas electorales en Estados Unidos, ahora se ubicó en el centro del debate tras la revuelta árabe por el video que ofende a musulmanes, y que terminó en el asesinato el martes del embajador de este país en Libia.

El presidente Barack Obama subrayó la "obligación" de los gobiernos de proteger a los diplomáticos, mientras el republicano Mitt Romney prometió restablecer la fortaleza del país.

"Estamos en contacto con otros Gobiernos para subrayar que tienen la obligación de cooperar con nosotros para proteger a nuestros ciudadanos. Es parte de su trabajo", remarcó Obama durante un mitin en Golden, Colorado.

Además, sostuvo que su Gobierno hará "todo lo necesario para proteger a los estadounidenses que están sirviendo en el extranjero" y que ésa es una de sus "mayores prioridades" como presidente.

Por su parte, Romney expresó sus condolencias a los familiares de los cuatro fallecidos, entre ellos el embajador Chris Stevens, en el ataque del martes al consulado estadounidense en Bengasi, Libia, y de inmediato pasó a criticar lo que él considera un retroceso en el liderazgo de su país en el mundo bajo el mandato de Obama.

"Cuando miramos el mundo hoy, a veces parece que estemos a merced de los acontecimientos en lugar de darles forma", sostuvo Romney en un mitin en Fairfax, Virginia.

Romney ha sugerido que Obama no reaccionó con suficiente fortaleza y rapidez al condenar los ataques contra las misiones diplomáticas de EE.UU. en países árabes, que comenzaron en Egipto y Libia el martes, en coincidencia con el undécimo aniversario de los atentados del 11-S, y se han extendido a Yemen e Irán.

El senador republicano John McCain, rival de Obama en las elecciones de 2008, también ha sido muy duro con el presidente y hoy afirmó que su política exterior es "irresponsable" y está poniendo en peligro la influencia de EE.UU. en el mundo, en declaraciones a la cadena NBC.

Mientras, la campaña demócrata sostiene que Romney es un político imprudente y el propio Obama lo acusó ayer en una entrevista con la cadena CBS de "disparar primero y apuntar después" con sus críticas al manejo de la política exterior del Gobierno.

Un vídeo que caricaturiza al islam y al profeta Mahoma está detrás de las protestas, pero en el caso del ataque al consulado estadounidense en Bengasi las autoridades sospechan que pudo ser planificado con antelación por un grupo terrorista.

"Vamos a llevar a los que mataron a nuestros compatriotas ante la justicia", reiteró hoy Obama en Golden en referencia a la muerte del embajador Stevens y de otros tres estadounidenses en Bengasi.

Asimismo, reafirmó que "ningún acto terrorista quedará impune" y agregó que la violencia no podrá "con la determinación" de Estados Unidos.

Obama también defendió como "aspiraciones universales" principios como la igualdad y la libertad, y anotó que la tarea de EE.UU. como "nación más poderosa del mundo" es defender y promover esos valores tanto en casa como en el exterior.

"Estamos en una época turbulenta", admitió Obama.

Mientras, Romney declaró un poco antes en Virginia que "un Estados Unidos fuerte es esencial para el resto del mundo" y subrayó que Oriente Próximo necesita el "liderazgo" de su país.

Para reforzar la fortaleza de EE.UU., son necesarias unas Fuerzas Armadas fuertes y una economía fuerte, precisó Romney.

A continuación detalló su plan para encaminar la recuperación económica, que menciona en casi todos sus mítines y que se basa, entre otros aspectos, en lograr la independencia energética, potenciar el comercio y reducir los impuestos y las regulaciones a los pequeños negocios.

Con ese plan se crearán 12 millones de empleos en los próximos cuatro años, destacó Romney, quien se comprometió a impulsar "un verdadero cambio" en EE.UU. si gana las elecciones del 6 de noviembre.

Terra