publicidad
19 de agosto de 2012 • 08:03 AM • actualizado a las 02:50 PM

Michelle emerge en campaña de Obama para atraer votos

Desde abril, ella encabezó 73 eventos de recaudación de dinero, mientras su esposo luchaba para empatar los fondos multimillonarios de Romney.
Foto: AP
 

Con carisma, un discreto temple de acero y virtudes políticas en ascenso, la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, está aportando una oportuna ola de brío a la maltratada imagen política de su esposo quien buscará la reelección en noviembre.

La lenta recuperación económica que atraviesa el país pesa sobre el presidente Barack Obama, quien se enfrentará con el republicano Mitt Romney en las elecciones de noviembre con el objetivo de ganar un segundo mandato.

Obama y Romney: Las diferencias que lo separan

Pero la primera dama, quien alguna vez fue renuente a la política, está buscando potenciar lo que será, gane o pierda, la última campaña de su marido.

Actuando como recaudadora de fondos, catalizando los esfuerzos de las bases y enfervorizando a las multitudes, Michelle Obama, casada con el presidente hace 20 años, enfatiza los contrastes entre su esposo y su millonario rival.

Vota por Obama o Romney

"La única cosa que comparto con la gente es que a lo largo de los últimos tres años y medio, como primera dama, he tenido la oportunidad de ver de cerca y personalmente lo que realmente representa ser presidente", dijo el miércoles en Iowa (centro-norte). "Y he visto algunas cosas", bromeó.

Portando un vestido con estrellas y barras de color rojo y blanco, y un cinturón azul, Michelle Obama describió el delicado proceso de "toma de decisiones cuando hay mucho en juego y no hay en absoluto margen para el error", y apeló a la fibra sentimental de los habitantes de Iowa para que volvieran a votar por su esposo.

Al asumir parte de los compromisos de campaña, la primera dama aligera la carga del mandatario, fatigado luego de una gira de tres días por estados indecisos de la región centro-oeste.

"Sus respectivas agendas están tan cargadas que no pueden estar juntos para hacer campaña muy frecuentemente", dijo la portavoz Jen Psaki.

Algunos asesores demócratas reconocen que Michelle Obama ha intensificado su presencia en la campaña, en contraste con sus escasas apariciones cuatro años atrás.

Desde abril, ella encabezó 73 eventos de recaudación de dinero, mientras su esposo luchaba para empatar los fondos multimillonarios de Romney.

A esto se añaden 22 actos políticos y su liderazgo en la iniciativa "It Takes One", que busca demostrar a los donantes que aún una pequeña contribución puede hacer la diferencia.

La primera dama usualmente aparece en televisión, dirigiéndose a los jóvenes, las mujeres y los votantes negros, integrantes clave del electorado del presidente. Un ejemplo de ello es cuando compartió un sofá ante cámaras con la gimnasta olímpica Gabrielle Douglas en el show televisivo de Jay Leno.

"Un ícono de la moda y una madre atlética de dos (hijas), ella es una Jackie Kennedy con un título en derecho de (la Universidad de) Harvard y conciencia de la vida urbana de la zona sur de Chicago", la definió la revista estadounidense Forbes, ubicándola en su lista de las 100 mujeres más poderosas de 2010.

Michelle Obama ha evitado el enfrentamiento político directo, prefiriendo asumir una posición de benevolencia mediante campañas de alimentación saludable y ejercicio, además de ayudar a las familias de los soldados veteranos.

Como resultado, ella es más popular que su esposo y representa un invaluable capital político. Gallup estimó el nivel de aprobación de Michelle Obama en mayo de 66%, superior al del presidente (45%).

Agrega todo el contenido de Terra a tu blog o redes sociales. Haz click aquí.

AFP Terra