publicidad
03 de septiembre de 2012 • 12:04 PM • actualizado a las 03:27 PM

Obama debe recuperar la mística y convencer a los indecisos

Obama se juega su reelección esta semana. Foto: Getty Images
Obama se juega su reelección esta semana.
Foto: Getty Images
 

CHARLOTTE, North Carolina - La esperanza y el cambio, los dos cimientos de la campaña que llevaron a Barack Obama a la Casa Blanca hace cuatro años ya son historia. Hoy, a horas del inicio de la Convención Demócrata en esta ciudad, el reto para los demócratas será recuperar aquella mística, rescatar a quienes votaron por Obama pero que ahora están mirando de reojo a Mitt Romney y convencer al electorado que Obama necesita cuatro años más para terminar lo que comenzó.

What is your idea for a better country?

No será fácil ya que quedan solo dos meses para el segundo martes de noviembre y el camino será largo y sinuoso. Habrá debates -dos entre Obama y Romney y uno entre Joe Biden y Paul Ryan- denuncias mutuas e interminables giras de campaña que seguro erosionarán a los candidatos.

Obama debe convencer a la gente deque hizo lo que hizo porque era necesario, especialmente en el rescate del mundo financiero y las automotrices, lo que salvó al país del pozo de la depresión. También apuntalar su reforma de salud ya que con ella, millones de norteamericanos podrán tener acceso a una cobertura digna. Y deberá reiterar su intención de aprobar una reforma migratoria que le dé un respiro a los 12 millones de indocumentados que residen en el país, una de sus promesas incumplidas.

Cuesta arriba

Todo esto lo deberá hacer en medio del fuego de artillería que seguramente le dispararán desde las trincheras de la campaña de Romney, machacando el tema del desempleo, que aún no baja del 8% y que ha mantenido a millones sin trabajo.´Quiero ayudarlos a usted y a su familia´, dijo Romney en un momento de su discurso en Tampa, y que trajo el aplauso más fuerte de la noche.

Existen unos 18 millones de votantes indecisos en el país, que debaten entre el actual presidente y el mormón millonario. Junto con los votantes latinos, que están mayoritariamente con Obama, serán decisivos a la hora de inclinar la balanza hacia uno u otro candidato.

Muchos de quienes votaron por Obama en 2008 hoy están indecisos. Miran a Romney como una alternativa para darle un nuevo rumbo a la economía, tema central en la campana republicana. Trabajos, trabajos y más trabajos, dijo el asesor político de Romney a Terra.com en la Convención Republicana en Tampa.

Mucha gente se siente frustrada por el estancamiento de los niveles de desempleo y la suba de los precios, incluida la gasolina. El verano trajo sequías y tormentas con fuerza de huracanes que han causado estragos en estados ya sacudidos por la crisis econonómica, como Oklahoma, Kansas y Tennessee.

Defensa, tema de discordia

A esto se debe un desgastado ejército que ya lleva más de diez anos luchando en dos guerras, las más largas en la historia del país. Obama quiere reducir el presupuesto de Defensa mientras que Romney quiere agrandarlo ya que, a su juicio, Estados Unidos debe seguir siendo la potencia lider en el mundo que defienda la democracia donde quiera que sea amenazada.

Mucha gente, especialmente los conservadores, comulgan con esta idea y miran con recelo las intenciones de Obama quien quiere regresar a las tropas y destinar el dinero que le quite al Pentágono a los programas sociales, algo sacrílego en los oídos de los conservadores.

Éste es el clima que se vive en el país y que debe enfrentar Obama de frente y sin rodeos. Por eso, esta semana en Charlotte será crucial para su campaña. Tiene que recuperar aquella mística de su campaña en 2008, convencer a los indecisos, muchos de los cuales lo votaron hace cuatro anos, apuntalar sus logros y ´vender´ la idea de que necesita cuatro anos más para terminar lo que comenzó en 2009. Si lo logra en estos dos meses, seguirá en la Casa Blanca.

 

Terra