Elecciones Presidenciales 2012

publicidad
11 de agosto de 2012 • 06:17 PM

Por qué Ryan no es una buena noticia para los hispanos

Romney y Ryan durante el anuncio oficial sobre la elección del vicepresidente en Virginia.
Foto: AP
 

De todos los candidatos que podrían haber sido los vicepresidentes de Mitt Romney, quizás Paul Ryan puede ser el menos beneficioso para los hispanos. Romney decidió agasajar al Tea Party, el movimiento más conservador del partido republicano, en vez de tratar de seducir a los hispanos. Este nombramiento, entonces, ya supone una postura de Romney más allá de la campaña.

El presidente Barack Obama no tardó en criticar a Ryan por sus ideas sobre políticas fiscales y sociales. "Quiere bajar los impuestos a los ricos y al mismo tiempo imponer nuevas cargas fiscales a las clases medias y los jubilados", sintetizó.

Más allá de que Romney se haya equivocado al presentarlo como 'el próximo presidente de Estados Unidos' (una más y van...) lo cierto es que Romney decidió ni siquiera tratar de seducir a la gran masa hispana, que según muchos analistas, será la que defina la próxima elección presidencial.

Además de darle el gusto al Tea Party, Romney parece seguir insistiendo en el tema económico como su principal bastión de campaña, ya que Ryan se destaca como una de las voces más influyentes en temas económicos entre los republicanos, además de ser el ideólogo de un plan para reducir el déficit público.

Romney ya tomó su decisión. Su lógica parecería ser la de tratar de unir a todos los que no sean hispanos detrás de su campaña. Las urnas dirán si estuvo en lo cierto.

Terra Terra