Elecciones Presidenciales 2012

publicidad
30 de agosto de 2012 • 08:31 AM

Rice afirma que EE.UU. 'no puede liderar desde atrás'

Condolezza Rice, ex secretaria de Estado de EE.UU.
Foto: AP
 

La exsecretaria de Estado de EE.UU. Condoleezza Rice afirmó este miércoles que su país "no puede liderar (en el mundo) desde atrás" y que sólo una victoria del candidato presidencial republicano, Mitt Romney, ayudaría a restablecer el liderazgo de Estados Unidos.

Paul Ryan protagoniza la Convención RepublicanaHaz clic para ver el video en Terra TV
Paul Ryan protagoniza la Convención Republicana

What is Your Idea for a Better Country?

 "Si no lideramos nosotros, nadie lo hará y habrá caos, o quienes lo hagan no tendrán nuestros valores", dijo Rice, quien fue recibida con ovaciones e interrumpida por aplausos en varias ocasiones.

 En su discurso ante la Convención Nacional Republicana en Tampa (Florida), Rice hizo un repaso de los retos que afronta Estados Unidos, en áreas relacionadas con la seguridad nacional, la prosperidad económica y la política exterior.

 Ante los retos que afronta Estados Unidos dentro y en materia internacional, "no podemos liderar desde atrás", insistió Rice.

 La exsecretaria de Estado se refería a la política del presidente Barack Obama -a quien no nombró- en crisis como la de Libia, donde EE.UU. dejó a otros países el protagonismo en la guerra contra la dictadura de Muamar al Gadafi.

Rice se hizo eco de la misma advertencia que horas antes hiciera el senador republicano de Arizona John McCain.

 "La paz verdaderamente viene a través de la fuerza", manifestó Rice, quien enumeró retos como la incertidumbre tras la "promesa de la Primavera Arabe"; la inseguridad en Irak; las dictaduras en Irán y Siria; y China y Rusia "que impiden una respuesta".

 Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, EE.UU. ha apoyado "la libertad de los pueblos y el libre mercado" y, a su juicio, la pregunta que se hace el mundo es "¿Dónde se sitúa EE.UU?"

 "No siempre ha sido fácil, aunque sí ha sido gratificante, hablar por los que de otra manera no tendrían voz: el disidente religioso en China, el activista por la democracia en Venezuela o el prisionero político en Irán", dijo Rice, al citar ejemplos.

 Pero Estados Unidos, continuó, ha demostrado "su alma" mediante la asistencia a otras nacientes democracias y a "los más desesperanzados del mundo", como el huérfano en Uganda, el que huye de Zimbabue o la víctima del tráfico sexual en el sureste de Asia.

 "No podemos renunciar a liderar, y uno no puede liderar desde atrás. Mitt Romney y Paul Ryan entienden esta realidad: que nuestro liderazgo en el exterior y nuestro bienestar en casa están vinculados de forma inextricable. Ellos saben lo que se necesita hacer", manifestó.

 La campaña de reelección del presidente Barack Obama emitió un comunicado en el que señaló que ni Rice ni McCain pudieron precisar con detalle la visión de política exterior de Romney.

 "Pero eso no sorprende, porque Romney en realidad no ha delineado un plan para las relaciones de EE.UU. ni en una sola región del mundo, ni ha presentado una agenda de política exterior coherente", dijo la campaña de Obama.

 El viaje reciente de Romney a Inglaterra, Polonia e Israel "demostró que no está del todo preparado para representar a EE.UU. en la arena internacional", agregó.

 En su discurso, Rice también defendió la necesidad de que EE.UU. continúe negociando tratados de libre comercio con el mundo, al recordar que los últimos tres puestos en marcha -con Colombia, Corea del Sur y Panamá- fueron negociados durante la presidencia del republicano George W. Bush.

 A manera de comparación, China ha pactado 15 acuerdos comerciales y negocia hasta 18 adicionales, señaló la exjefa de la diplomacia estadounidense.

 En el área de inmigración, Rice regresó a la idea del "conservadurismo compasivo" que en su día defendió Bush, al señalar que el país necesita admitir a inmigrantes legales y leyes que protejan las fronteras.

 Por otra parte, Rice también abogó por la ampliación de las oportunidades educativas, y consideró que se trata "del asunto de derechos civiles de nuestros días".

Rice, la segunda mujer en ocupar el cargo de secretaria de Estado y la primera afroamericana, salpicó su discurso con anotaciones biográficas, al recordar que creció en Birmingham (Alabama), en el profundo sur del país, durante la era de la segregación racial.

 Sus padres, enfatizó Rice, le hicieron creer que pese a la segregación que la rodeaba "en la ciudad grande más segregada" del país, "ella podía ser presidenta de EE.UU., y se convirtió en secretaria de Estado".

 Aunque desde que regresó al mundo académico Rice siempre ha negado tener aspiraciones políticas, esas declaraciones han reanimado rumores sobre sus verdaderas ambiciones a largo plazo. EFE

Terra/EFE Terra